NochNovels

Esta pagina se mantiene gracias a las ganancias de la publicidad. Desactiva Adblock, gracias.

viernes, 9 de diciembre de 2016

HS - Capítulo 2 - La Niña de Pelo Blanco




Capítulo 2 - La Niña de Pelo Blanco

 

El sonido de pasos apresurados y la respiración dificultosa de un hombre se acercaban desde la distancia. Ye Wuchen echó un vistazo en dirección del sonido, y descubrió a un hombre alto empapado de sudor corriendo hacia él con una gran canasta de bambú en la espalda. El hombre parecía ser bastante joven, aunque con una cara desgastada, su físico era robusto y musculoso a un grado que era casi ridículo. 



Al ver al viejo, el hombre a la distancia acelero abruptamente y dejó caer la cesta en el suelo, agotado. Sólo medio consciente, jadeó. "Abuelo, llené la cesta de fruta que escogí y corrí treinta vueltas con ella en mi espalda... así que el trabajo de hoy...". 



De repente, hizo una pausa por un momento, concentrando sus ojos en Ye Wuchen. Entonces, saltó como si viera a un monstruo. "Tú, tú, tú...... despertaste?" 



Ye Wuchen se rio por su sorpresa. "Abuelo Chu, ¿Quién es?" 



“Éste es mi nieto. Acaba de tener su vigésimo cumpleaños, él se encargaba de ti mientras estabas inconsciente. Considerando que has estado muerto durante los últimos diez años, no es raro que alguien se sorprenda al verte despierto.” 



Ye Wuchen se levantó y asintió con la cabeza. "Soy Ye Wuchen, gracias por cuidarme en estos últimos diez años". 



El hombre alto todavía parecía un poco desconcertado. Miró a Ye Wuchen de arriba a abajo antes de darse cuenta de que su reacción fue algo descortés. Avergonzado, se frotó la cabeza y dijo con una sonrisa simple y honesta, "Soy Chu Jingtian. Eh, no es el mejor nombre, así que puedes llamarme Da Niu como los demás.”




Chu Jingtian. Jingtian, un título de genio. Definitivamente no era una persona ordinaria.



[Nt. No encontré ningún significado así que me quede con la duda xD]



Ye Wuchen sonrió. "De acuerdo, entonces te llamaré Hermano Da Niu de ahora en adelante." A pesar de que su comportamiento parecía un poco indiferente a todo, él todavía hacía que la gente se sintiera a gusto. 



"Jaja…." 



Chu Jingtian rio nerviosamente, un poco tímido. No era la persona más habladora. 



"Uhh.... Hermano Wuchen, déjame entregar esta fruta primero. Entonces podemos sentarnos y charlar o algo así.”



Chu Jingtian se dio la vuelta, inhaló, y luego gritó desde la parte superior de sus pulmones. “¡Todos vengan aquí! ¡Su hermano Da Niu ha vuelto!” 



Ye Wuchen saltó sorprendido, sobresaltado por el repentino grito. Sus oídos aun zumbaban, Ye Wuchen miró hacia Chu Jingtian, y notó que sus ojos habían cambiado sutilmente. Era impresionante que hubiera una persona como Chu Jintian en una región sellada tan pequeña. 



No había duda de que la voz de Chu Jingtian fue muy lejos. Casi inmediatamente, el caótico sonido de numerosos pasos se acercó desde la distancia. Pertenecían a la ola de niños corriendo hacia él, llevando una gran variedad de cestas. Había cestas, cajas, tazones de piedra, cualquier cosa con la que pudieran llevar algo. Los niños se alinearon frente a Chu Jingtian con ojos ansiosos y gritaron juntos, "Hola, Hermano Da Niu". 



Chu Jingtian se quedó allí, con una sonrisa avergonzada en su rostro. "Perdón por llegar tarde. Me caí en una zanja y me tomó mucho tiempo volver a salir. Ahora vengan aquí. Hay para todo el mundo, y no es menos de lo habitual. 



El viejo observó la escena que tenía delante. Este era uno de los requisitos diarios de Da Niu. Practicaba su agilidad y resistencia, y cultivaba un sentido de responsabilidad. La siguiente generación no tenía que ser la más amable, pero no podían permitirse ser malvados. 



Agarrando dos con cada mano, Chu Jingtian continuó llenando la cesta de cada niño con la fruta. Estaba obviamente satisfecho de ver salir a los niños con caras emocionadas. Ye Wuchen lo observó en silencio desde un lado. Estaba pensando en su propia vida cuando de repente se dio cuenta de una aguda sensación de hormigueo como si estuviera siendo vigilado. Venía de un árbol cercano, y cuando volteo la cabeza para mirarlo, su mirada se encontró con un par de ojos brillantes, relucientes y casi translúcidos, que pertenecían a una sombra blanca que se ocultaba allí, repentinamente se movió un poco, quizás sorprendido de ser descubierto. La sombra parecía asustada, e inmediatamente corrió. Pero en lugar de huir, se escondió detrás del árbol como si esperara algo. 



Finalmente, el último chico alegremente grito "¡Adiós Hermano Da Niu!" Y desapareció. Chu Jingtian se frotó las manos, casi como si estuviera triste de no tener a nadie para dar más frutos. Él había tomado esta tarea como una especie de placer diario hace mucho tiempo. Traído aquí como un niño de cinco años por su abuelo, Chu Jingtian no había experimentado la dureza del mundo exterior. Como resultado, era muy inocente y amable; Casi molesto también. 



Sólo entonces la pequeña sombra blanca emergió tranquilamente de detrás del árbol y se paró ante Chu Jingtian con la cabeza hacia el suelo. Ella gritó tímidamente. "Hermano Da Niu". 



La niña atrajo la atención de Ye Wuchen desde el momento en que emergió, sus ojos estaban pegados a ella como pegamento. Parecía tener sólo diez años, y Ye Wuchen sólo podía describirla como pequeña y exquisita. Llevaba un largo vestido blanco que estaba arrugado pero casi impecablemente limpio. Lo que más atrajo la atención de Ye Wuchen fue su largo cabello blanco como la nieve y las dos cicatrices que se cruzaban en su rostro. 



Dos cicatrices corrían desde las esquinas de su frente hasta los lóbulos de sus orejas a través de su cara como una enorme letra X, destruyendo su belleza. 



Chu Jingtian se apresuró a buscar más fruta en su cesta, pero su expresión se puso rígida cuando sacó una fruta grande que parecía ser una manzana. Avergonzado, se frotó la cabeza y se disculpó. "Lo siento, hermana de pelo blanco, parece que me equivoqué hoy. Este es el único que queda. Pero, es el más grande." 



La niña lo aceptó cuidadosamente y sonrió. "Está bien. Gracias Hermano Da Niu. 



Miró nerviosamente a Ye Wuchen porque la había estado observando antes de correr fuera de su vista. 



Después de ver su sombra exquisita desaparecer en la oscuridad, Ye Wuchen quedó irreflexivo por un momento. 



“¿Quién era ella?” El preguntó. 



El viejo lo miró y dijo, “Ha aparecido hace una semana. Supongo que solo entro por casualidad y no pudo volver a salir. Pero…. Ah. Tú la viste por ti mismo, su cara es demasiado aterradora, y su pelo es como el de la raza más cruel, los Lobos de Nieve. Por lo tanto, todo el mundo aquí la rechaza, y la aleja cada vez que la ven. Pero, ella no parece ser mala en absoluto. Parece joven, y no puede sobrevivir sola. Puede ser que la fruta que ella recibe aquí cada noche es su única forma de alimento."



Ye Wuchen permaneció en silencio y caminó en la dirección en que la niña desapareció. Chu Jingtian le llamó, confundido. "Hermano Wuchen, ¿A dónde vas? Todavía quiero escuchar tus historias.”

Fingiendo no haberlo oído, Ye Wuchen desapareció de su vista. Chu Jingtian se rascó la cabeza y murmuró "¿Tendrá ganas de orinar?" 



La niña de pelo blanco estaba en cuclillas junto a un arroyo, lavando en silencio la fruta que tenía antes con agua limpia. El sonido del agua chocando sobre sobre las rocas en el arroyo llenó el aire. En medio de la fresca brisa, la silueta de su pequeña figura parecía sola y lamentable. 



Cuando terminó, la niña se levantó y secó la fruta con su ropa. De repente, sintió algo y volteo inconscientemente. Ante la pérdida de lo que debía hacer, ella sólo observaba cómo Ye Wuchen se acercaba a ella. Sabía que era el quien la miraba antes. 



Ye Wuchen se acercó lentamente a ella y la miró a los ojos. Sus ojos estrellados lo conquistaron por completo. Soledad. Pánico. Confusión. Impotencia. Todos estaban ocultos en sus ojos estrellados.


[Compartan y Comenten <3]

Traduccion de novelas ligeras, web al español.

Related Posts