NochNovels

Esta pagina se mantiene gracias a las ganancias de la publicidad. Desactiva Adblock, gracias.

viernes, 10 de marzo de 2017

DMWG - Capítulo 432 – Ejecutando Sin Misericordia



Capítulo 432 – Ejecutando Sin Misericordia

Todo el lugar estaba en completo silencio, y todos sentían como si apenas pudieran respirar. Todos los Guardias Dorados que habían salido fuera de la Ciudad del Cielo Fragante llevaban expresiones pálidas y parecía que acabaran de ver un fantasma. Aunque muchos de ellos eran poderosos Guerreros Alma de Combate, después de presenciar la poderosa fuerza de combate de Jiang Chen, ninguno tuvo el valor de atacarlo. Simplemente permanecieron flotando en el cielo, incluso perdieron el coraje para huir de este lugar.

Incluso Yuan Long no pudo escapar de aquí, así que cómo podrían estos Guardias Dorados hacerlo? La respuesta era obvia.

"Jiang Chen!"

"Jiang Chen!"

"Jiang Chen!"

Gritó Yan Meng con emoción. Después de eso, toda la Ciudad del Cielo Fragante comenzó a gritar el nombre de Jiang Chen. Cuando todas las personas de la familia Jiang y la familia Yan escucharon esto, su desesperación inmediatamente se convirtió en alegría.

“Es el joven maestro! El joven maestro ha vuelto!”

"Esto es genial! Estamos a salvo ahora!"

............

Todo el mundo se sentía increíblemente emocionado en este momento. Habían pasado sus días ​​en la oscuridad, y cuando el enemigo comenzó a ejecutar a las personas, sus corazones se rompieron.

En el cielo sobre la Ciudad del Cielo Fragante, Jiang Chen había aplastado a tres Guerreros Alma de Combate Superior; Capturo a los tres como un repentino trueno y los lesiono gravemente hasta el punto en que eran como flechas al final de su vuelo.

Esto requería una fuerza de combate que sacudiera el mundo, y sólo una persona la poseía.

Jiang Chen señaló a Big Yellow y Yan Chen Yu con sus ojos. Ambos entendieron lo que Jiang Chen quería decir, y inmediatamente se precipitaron hacia la Ciudad del Cielo Fragante.

Aprovechando la oportunidad donde todos los Guardias Dorados quedaron atónitos por lo que había sucedido, Yan Chen Yu saco al Rey Demonio de Hielo y rompió sus defensas, salvando a Yan Meng y a los otros dos. El Rey Demonio de Hielo incluso comenzó a lanzar brutales ataques a estos Guardias Dorados, causando que pidieran ayuda.

Aunque el Rey Demonio de Hielo no podía derrotar al Séptimo Emperador, enfrentar a estos Guardias Dorados era solo pan comido.

Big Yellow fue directamente a la familia Jiang. Jiang Chen nunca permitiría que existiera una posible amenaza. Aunque controlaba el destino de los tres Guerreros Alma de Combate Superior, tenía que tener en cuenta a la familia Jiang y la familia Yan. Ninguno de estos Guardias Dorados eran guerreros ordinarios, y una vez que despertaran de su shock, definitivamente usarían las vidas tanto de la familia Jiang como de la familia Yan para amenazar a Jiang Chen, y eso era algo que Jiang Chen no quería ver.

Ahora, con Big Yellow y Yan Chen Yu atacándolos, no había manera de que estos Guardias Dorados pudieran resistirse. Así, la seguridad de la familia Jiang y la familia Yan fue asegurada.

El trío capturado había perdido su espíritu después de ser capturado por Jiang Chen, especialmente Yuan Long. Él era quien tenía las lesiones más severas, ya que la mitad de su cuerpo había sido cortado por Jiang Chen. Aunque todavía estaba vivo, sería imposible recuperarse completamente. Estaba incapacitado permanentemente.

En el hombro de Jiang Chen posaba la cabeza sonriente de Jiang Cheng. La cabeza estaba cubierta con una luz dorada, haciéndola parecer increíblemente sagrada. Jiang Chen no prestó atención a la lucha entre el Rey Demonio de Hielo y los Guardias Dorados. El levanto la Espada Santa Celestial lentamente y señaló al Séptimo Emperador, “Comenzaremos contigo; Quiero que te disculpes con mi hermano.”

"Tonterías! Jiang Chen, soy un Señor Emperador! Pedirle a un Señor Emperador que se disculpe ante una mera hormiga? Imposible!"

Dijo el Séptimo Emperador con una voz fuerte.

¡Swoosh!

Sin embargo, antes de que pudiera terminar de hablar, un rayo de espada se desató. El rayo de espada cortó una de las orejas del Séptimo Emperador.

“Argh! Jiang Chen, cómo te atreves a hacerme daño? Soy el Séptimo Emperador! El Emperador Imperial definitivamente no te dejará ir!"

El Séptimo Emperador soltó un chillido miserable, y no se olvidó de amenazar a Jiang Chen después.

¡Swoosh!

Jiang Chen sólo respondió enviando otro rayo de espada, cortando la última oreja.

Comparando su crueldad y falta de misericordia, el Séptimo Emperador estaba muy atrás de Jiang Chen.

“Honorable Señor Séptimo Emperador, puedes seguir rechazando mis instrucciones. Mi siguiente objetivo es tu ojo izquierdo, luego tu ojo derecho. Después de eso viene tu nariz, y después de eso vienen los tendones de tus brazos y piernas, y por último, tus órganos internos. Te dejaré probar todos mis métodos. Déjame decirte esto; Conozco un método que te permite ver tu propio corazón latiendo antes de morir. Me pregunto, quieres experimentarlo?"

La voz de Jiang Chen sonaba como algo salido del infierno, causando que muchos tuvieran piel de gallina, y escalofríos recorrieran sus espinas.

"Tú!"

El Séptimo Emperador estaba aterrorizado, y su cuerpo temblaba incontrolablemente. La muerte era realmente muy aterradora, pero a veces, estar vivo era aún más aterrador que la muerte. El finalmente había conseguido una pequeña muestra de los métodos despiadados de Jiang Chen. Incluso podía sentir que su alma temblaría si esos brutales métodos se usaban en él.

"Jiang... Jiang Chen, si me disculpo, me dejarás ir?"

Preguntó el Séptimo Emperador. Nadie quería morir, especialmente aquellos que viven buenas vidas. Alguien como el Séptimo Emperador quien se sentaba por encima de todos los demás, nunca pensó que tendría que enfrentar la muerte de esta manera en su vida.

“Tienes que morir, los tres. La única diferencia es si quieres una muerte rápida o una tortura interminable antes de que finalmente te deje morir. Déjenme recordarles; Delante de mí, ni siquiera tienen las habilidades para suicidarse".

Dijo Jiang Chen, palabra por palabra, haciendo que el trío cayera instantáneamente en la absoluta desesperación.

Buzz…

La punta afilada de la Espada Santa Celestial apuntaba a uno de los ojos del Séptimo Emperador, enviándole escalofríos por la espalda. Sin vacilar, miró la cabeza de Jiang Cheng y dijo, "Lo siento!"

“Inclínate tres veces.”

Jiang Chen continuó hablando con una voz indiferente.

"Qué?! Jiang Chen, es mejor que no me presiones demasía- ARGHH!!"

El Séptimo Emperador estaba furioso. Sabía que pronto iba a morir, pero no quería que lo humillaran antes de morir. Sin embargo, su objeción fue inútil. Antes de que pudiera terminar de hablar, Jiang Chen simplemente oscilo su espada y dejó dos heridas en la cara del Séptimo Emperador, destruyendo instantáneamente sus dos ojos. El ardiente dolor que provenía de estas heridas no era algo que un Guerrero Alma de Combate Superior pudiera soportar.

"Jiang Chen! Mátame, mátame...”

El Séptimo Emperador rugió. Siempre había temido de la muerte, pero ahora, su deseo más fuerte era morir. Quería suicidarse, pero bajo el control de Jiang Chen, no podía hacerlo.

"Inclínate!"

Jiang Chen era despiadado e implacable. Colocó la punta de la espada en la nariz del Séptimo Emperador. Aunque el Séptimo Emperador estaba sufriendo un severo dolor, todavía era capaz de permanecer consciente. El podía sentir la sensación de congelación que provenía de su nariz, haciendo que se sintiera extremadamente aterrado.

"No, me inclinare ahora, lo haré ahora!"

La mente del Séptimo Emperador se había roto. En su mente, Jiang Chen ya no era un humano, sino un demonio, un aterrador demonio.

El Séptimo Emperador continuó inclinándose tres veces, y después de eso, sintió como si todas sus fuerzas hubieran dejado su cuerpo. "Jiang Chen, mátame, mátame ahora!"

El Séptimo Emperador sólo quería morir, y por supuesto, Jiang Chen le concedería este deseo. Con la Espada Santa Celestial en su mano, instantáneamente decapitó al Séptimo Emperador, haciendo que su voz se detuviera por completo.

"Tú turno."

Jiang Chen apuntó la mortal espada hacia el Décimo Emperador, enviando inmediatamente un escalofrío por su espina dorsal. El fue testigo de lo que le sucedió al Séptimo Emperador justo ahora, y no había manera de que pudiera soportar esa clase de tortura.

"Jiang Chen, tú no eres humano, no eres un maldito humano! Eres un demonio!”

La mente del Décimo Emperador se había derrumbado también.

"Inclínate y discúlpate."

Jiang Chen todavía hablaba con el mismo tono indiferente.

"Lo siento! Mátame ahora!"

El Décimo Emperador se inclinó tres veces. Como el Séptimo Emperador, sólo deseaba morir. Había vivido una vida próspera. Nunca pensó que tendría que enfrentar su propia muerte de esta manera, incluso en sus sueños más salvajes. Peor aún, estaba pidiendo que lo mataran.

"Décimo Emperador, no te sentirás solo en absoluto. Después de que mueras, mucha más gente te acompañará. Muchos de la Dinastía Marcial Santa morirán, incluyendo al Emperador Imperial. Con eso, todos podrán reagruparse en el infierno y establecer una nueva Dinastía Marcial Santa."

Aunque Jiang Chen habló con voz calmada. Su determinación de aniquilar la Dinastía Marcial Santa era firme, se podía sentir de su voz.

Puchi!

La Espada Santa Celestial cortó la cabeza del Décimo Emperador, decapitándolo. Esta cabeza era realmente útil para Jiang Chen.

Argh!!!

La mente de Yuan Long se había derrumbado completamente, y sus ojos se habían puesto rojos. Su medio cuerpo temblaba violentamente mientras volteaba su cabeza hacia Jiang Cheng y se inclinaba tres veces. Sin embargo, había perdido toda capacidad de hablar, y mucho menos disculparse.

“Este es el destino de la Dinastía Marcial Santa. Nunca debiste haberme provocado.”

Jiang Chen nunca mostraba misericordia a sus enemigos. La vida de Jiang Cheng era mucho más preciosa que la vida de estas personas, y dado que Jiang Cheng estaba muerto, muchas de estas personas tendrían que seguirlo. Estos tres hombres eran solo los primeros.

Jiang Chen cortó la cabeza de Yuan Long, luego agitó su mano y desató una flama, quemando los tres cuerpos hasta cenizas. Después de eso, simplemente almacenó las tres cabezas en su anillo de almacenamiento.

Argh...

Todos los Guardias Dorados estaban gritando miserablemente por los brutales ataques del Rey Demonio de Hielo. Ninguno fue capaz de soportar un solo golpe. Más de la mitad de estos Guardias Dorados habían sido asesinados por el Rey Demonio de Hielo, mientras que algunos que trataron de huir fueron asesinados por Yan Chen Yu.

"Demonio de Hielo, corta todas las cabezas de los Guardias Dorados. Es un regalo para alguien.”

Después de dar la orden al Rey Demonio de Hielo, Jiang Chen fue hacia donde estaba la familia Jiang.

Todas las personas presentes estaban aún inmersas en estado de shock. Habían presenciado los brutales métodos de su joven maestro cuando la familia Jiang estaba luchando contra la familia Murong, pero a juzgar por lo que vieron ahora, los métodos de su joven maestro se habían vuelto aún más brutales que antes.

"Esto es increíble! El Joven maestro Jiang Chen es realmente aterrador, ha crecido a esta etapa increíble en un tiempo tan corto! Incluso los formidables Señores Emperadores de la Dinastía Marcial Santa no son su rival!”

"No intimides a un hombre que no tiene nada; Ya ves, el tonto inútil de la Ciudad del Cielo Fragante que fue despreciado por todo el mundo ha crecido a una etapa tan increíble!"

"La familia Jiang se ha salvado, esto es fantástico! Espero que el joven maestro Jiang Chen pueda aniquilar a esa mierda de la Dinastía Marcial Santa y traer de vuelta la paz a la Ciudad del Cielo Fragante!"

............

Todo el mundo se sorprendió. La transformación de Jiang Chen simplemente fue demasiado grande. Habían transcurrido sólo dos años desde que abandonó la Ciudad del Cielo Fragante, y Jiang Chen tenía sólo quince años en aquel entonces, y ahora tiene diecisiete años.

Tener tan increíbles logros y cultivación mientras sólo tiene diecisiete años. Frente a él, quién podría llamarse genio?

Dentro de la familia Jiang!

La familia Jiang y la familia Yan estaban fuera de peligro, ya que Big Yellow había llegado antes de que esos Guardias Dorados pudieran responder. Big Yellow los había matado, evitando que pudieran atacar otra vez.

"Joven maestro, finalmente estás de vuelta!"

El rostro de Zhou Beichen estaba cubierto de lágrimas al ver a Jiang Chen. Inicialmente, según el plan del Séptimo Emperador, él sería el siguiente después de que mataran a Jiang Cheng. Sin embargo, debido a que Yan Chen Yu se mostró ayer, en su lugar eligieron ejecutar a tres hombres de la familia Yan. Es por eso que la vida de Zhou Beichen se salvó hoy.

"Tío Zhou, perdón por llegar tarde."

Jiang Chen dio un paso adelante y apoyó a Zhou Beichen quien apenas podía pararse. Todas estas personas eran su familia; Los más cercanos a él.

[Compartan y Comenten <3]

Traduccion de novelas ligeras, web al español.

Related Posts