NochNovels

Esta pagina se mantiene gracias a las ganancias de la publicidad. Desactiva Adblock, gracias.

miércoles, 22 de marzo de 2017

DMWG - Capítulo 444 - Mata A Los Que Lo Merecen, Lisia A Los Que No



Capítulo 444 - Mata A Los Que Lo Merecen, Lisia A Los Que No

¡Boom!

Jiang Chen estrelló su palma sobre el cuerpo del Quinto Emperador, haciéndolo explotar instantáneamente en una niebla de sangre. Murió en el acto, y su cabeza ahora estaba en la mano de Jiang Chen.

“Graa!”

El Sexto Emperador quien no se encontraba muy lejos de donde había muerto el Quinto Emperador soltó un rugido furioso. Inmediatamente sacó su Arma de Combate y desató su poderosa energía. Él tomó la iniciativa de lanzar un ataque hacia Jiang Chen. Sabía que iba a morir sin importar lo que pasara, así que no pidió perdón, y no usó el nombre de la Dinastía Marcial Santa para amenazar a Jiang Chen. Sabía que mendigar o amenazar era inútil. Con su vida en manos de alguien tan feroz y despiadado como Jiang Chen, sabía que su destino había sido decidido.

En lugar de pedir perdón, bien podría morir luchando. Al menos no sería una muerte patética.

“Realmente eres un hombre con valor. Sin embargo, tu destino sigue siendo el mismo."

Jiang Chen echó un vistazo al Sexto Emperador antes de dar un puñetazo. Este puñetazo llevaba una tremenda fuerza, haciendo que el Sexto Emperador se sintiera como si le estuvieran lanzando una gigantesca montaña.

Al final, el Sexto Emperador soltó un grito miserable. A pesar de que había luchado con todas sus fuerzas, no podía soportar un solo ataque de Jiang Chen.

Jiang Chen había recogido una cabeza más. Ahora, tenía las cabezas del Tercer Emperador, Cuarto Emperador, Quinto Emperador, Sexto Emperador, Séptimo Emperador, y Décimo Emperador. Estos hombres se sentaban en la parte superior del Continente Oriental, todas sus cabezas habían sido recogidas por Jiang Chen. Para la Dinastía Marcia Santa, no sólo era una pérdida inimaginable, también era un desafío severo a su dignidad. Después de que la Dinastía Marcial Santa hubiera sido establecida hace tantos años, ésta era la primera vez que alguien se atrevía a ignorar su soberanía.

Matar a seis Emperadores de la Dinastía Marcial Santa era algo que se podría describir simplemente como un desafío celestial. A lo largo de todo el Continente Celestial, solo Jiang Chen tenía el coraje y la fuerza para hacer algo tan desafiante a los cielos.

Toda la escena se había vuelto completamente silenciosa. Los trescientos hombres que todavía estaban vivos miraban a Jiang Chen con expresiones miserables. No trataron de huir, y ni siquiera tenían la mentalidad para luchar. Sabían que huir o luchar era inútil. Su destino ahora estaba en las manos de este joven frente a ellos.

El Príncipe Heredero se sentía tan asustado que apenas podía respirar. Aunque ahora era un eunuco, todavía no quería morir. Ahora, de los nueve Guerreros Alma de Combate Superior que vinieron aquí, ocho habían muerto. Todos sus Tíos Imperiales habían muerto, y él era el último. No creía que Jiang Chen le perdonaría la vida.

El Príncipe heredero había perdido su actitud suprema; Ahora era como un perro callejero.

Sin embargo, Jiang Chen ni siquiera miro al Príncipe Heredero. El lanzó su mirada hacia la multitud que tenía frente a él. Su mirada estaba helada, haciendo que todos los que lo miraran a los ojos sintieran un escalofrío por sus espinas. Era como si todos fueran torturados hasta la muerte sólo por mirarlo a los ojos.

La mirada de Jiang Chen finalmente se detuvo en un hombre; Wu Cong!

“Ven aquí ahora mismo!”

Jiang Chen miró a Wu Cong y gritó.

El cuerpo de Wu Cong tembló instantáneamente, y su rostro se puso extremadamente pálido; Como si estuviera completamente agotado. El nunca pensó que Jiang Chen lo escogería antes del Príncipe Heredero.

Wu Cong quien era un Guerrero Alma de Combate Superior estaba temblando sin poder controlar su cuerpo.

Viendo esto, una mirada de disgusto surgió en los ojos de Jiang Chen. El estiró el brazo hacia delante e hizo un gesto de agarrar. En un instante, una poderosa fuerza de succión salió de su mano y cayó sobre el cuerpo de Wu Cong, llevando a Wu Cong hacia Jiang Chen.

"Si mi memoria no me falla, todo lo que ha ocurrido hasta ahora es por ti".

Jiang Chen miró a Wu Cong con su mirada helada como si estuviera mirando a un hombre moribundo. Sin embargo, no había piedad.

Jiang Chen se había enterado por Big Yellow que la fuente de este incidente era Wu Cong, ya que él fue quien persuadió al Príncipe Heredero para ir a ver a Yan Chen Yu. Sin su persuasión, el Príncipe Heredero no habría ido al Palacio Marcial en absoluto, y si el Príncipe Heredero no hubiera ido allí, nunca se habría reunido con Yan Chen Yu, y nada de esto habría sucedido.

"Yo, yo, yo...”

Wu Cong estaba completamente aterrado. Empezó a tartamudear, pero simplemente no pudo pronunciar una frase completa.

“He matado a tu padre, no quieres vengarlo? Ya que vas a morir de todos modos, por qué no me atacas con todas tus fuerzas? Te daré la oportunidad de vengar a tu padre.”

Jiang Chen miró a Wu Cong de una manera ridícula. Este tipo era sólo un estúpido cobarde, y Jiang Chen odiaba a la gente como está desde el fondo de su corazón. Además, no tenía intención de dejar que este culpable se fuera fácilmente.

El rostro de Wu Cong se puso aún más pálido. Qué broma, él simplemente no tenía el coraje para atacar a Jiang Chen. Aunque sentía un fuerte deseo de vengar a su padre, después de haber presenciado la aterradora fuerza de Jiang Chen, no podía reunir coraje para luchar.

"Basura."

Jiang Chen miró a Wu Cong con repugnancia una última vez, luego agitó su mano, desatando un rayo dorado afilado que atravesó la garganta de Wu Cong. En un instante, una cabeza humana voló hacia el cielo. Su expresión asustada seguía visible en su rostro muerto.

Todos estaban asustados mientras miraban a Jiang Chen, era como si hubieran previsto su fin; Viendo sus cabezas siendo cortadas. Alguien dijo una vez: Cuando un hombre estaba al borde de la muerte; Su voluntad de luchar por su vida surgiría, y lucharía con todo lo que tenía para mantenerse con vida. Sin embargo, ninguno de estos trecientos hombres intentó luchar para mantenerse su vida. Su miedo hacia Jiang Chen estaba profundamente arraigado en sus huesos, y eran simplemente incapaces de reunir cualquier coraje para luchar.

Después de matar a Wu Cong, Jiang Chen se volteo hacia el Príncipe Heredero. En este momento, después de haber pasado por una gran cantidad de temor, una sonrisa amarga emergió en la boca del Príncipe Heredero.

"Vamos, solo mátame si quieres."

El Príncipe Heredero repentinamente cambió su tono, mostrando una imagen mucho más dura que antes. El sabía que iba a morir independientemente de lo que hiciera.

"No te preocupes, no te mataré ahora, ya que todavía eres muy útil para mí. Mucho más útil que esas cabezas.”

Jiang Chen sonrió.

Al escuchar que Jiang Chen no iba a matarlo ahora, una mirada de sorpresa surgió en los ojos del Príncipe Heredero. Sin embargo, inmediatamente se dio cuenta de lo que Jiang Chen estaba pensando.

“Me vas a usar como rehén para amenazar a mi padre?”

Preguntó el Príncipe Heredero.

"No eres tan estúpido. Para pelear con la Dinastía Marcial Santa, necesitaré llevarme algunas cartas de negociación.”

Jiang Chen no lo negó. La razón por la que perdono la vida del Príncipe Heredero fue para amenazar al Emperador Imperial. El Príncipe Heredero era después de todo el hijo del Emperador Imperial, y el Emperador Imperial estaba muy orgulloso de él. El Emperador Imperial naturalmente consideraría a su hijo mucho más precioso que los otros Emperadores. Por supuesto, las cartas de negociación de Jiang Chen no sólo incluían la vida del Príncipe Heredero. También tenía todas esas cabezas. Los Emperadores tenían que ser enterrados en su propio cementerio de la familia imperial, y con el fin de recuperar estas cabezas, el Emperador Imperial pagaría cualquier precio.

A Jiang Chen no le gustaba usar la familia de su enemigo para amenazarlo, aunque fuera un enemigo con el que no pudiera coexistir. Realmente odiaba este tipo de método.

Sin embargo, tenía que usar este método ahora, porque el Emperador Imperial todavía tenía algunas de las personas más cercanas a él encarceladas en la Dinastía Marcial Santa.

Jiang Zhenhai, Yan Zhanyun y Wu Jiu. Las vidas de estas personas eran demasiado importantes, y si Jiang Chen no tenía ninguna moneda de cambio en su mano, sería el amenazado. Además, la seguridad de Jiang Zhenhai y los otros dos no estaría garantizada si no tenía buenas cartas de negociación.

Jiang Chen no tenía dudas. Después de que el Emperador Imperial se enterara de que había matado a tantos Emperadores, el Emperador Imperial podría matar a Jiang Zhenhai y a los demás para desahogar su furia.

Por lo tanto, la decisión de perdonar la vida del Príncipe Heredero era igual a salvar las vidas de Jiang Zhenhai y los otros dos.

"Jiang Chen, tu..."

¡Clasp!

Antes de que el Príncipe Heredero pudiera terminar de hablar, Jiang Chen le dio una bofetada en la cara y dijo con una voz fría, “Ya te lo dije antes; Como un eunuco de palacio, es mejor que cierres la boca. Nadie te dijo que tu voz es asquerosa? Además, a partir de este momento, recuerda tu nueva identidad! Tú eres mi esclavo!”

Las palabras de Jiang Chen fueron mucho más devastadoras para el Príncipe Heredero que la bofetada que acababa de recibir; Simplemente hizo que el Príncipe Heredero vomitara una bocanada de sangre. Él era el Príncipe Heredero, un hombre sentado en la parte superior del Continente Oriental supervisando a miles de personas. Nunca antes había sufrido humillaciones como ésta. Después de caer en las manos de Jiang Chen, había entrado en un estado en el que no podía vivir ni morir. Ni siquiera tenía la capacidad de suicidarse.

Sin embargo, el Príncipe Heredero era lo suficientemente sensible como para mantener la boca cerrada. Sabía que Jiang Chen no lo trataría amablemente. La razón por la que aún estaba vivo era porque Jiang Chen podía amenazar al Emperador Imperial. Si no valiera este valor, ahora estaría como los otros Emperadores.

El Príncipe Heredero de hecho también odiaba su propia voz.

Dos figuras repentinamente volaron desde lejos; Taoísta Negro y Guo Shan. Ambos se habían estado escondiendo a la distancia, y quedaron muy atónitos al ver cómo Jiang Chen mataba a sus enemigos. No fue hasta ahora que despertaron de su estado de shock y volaron a la escena.

Jiang Chen agito su mano casualmente, haciendo una grieta en la barrera creada por la Espada Santa Celestial, dejando entrar a los dos hombres.

En este momento, la forma en que estos dos hombres miraban a Jiang Chen había cambiado completamente. Sentían como si lo que acababa de hacer Jiang Chen fuera un sueño. Era simplemente demasiado aterrador. Cuando las noticias sobre la batalla de hoy se extendieron, la reputación de Jiang Chen definitivamente alcanzaría nuevas alturas inimaginables.

Aunque sabían que Jiang Chen estaba de su lado, respeto y temor se habían arraigado silenciosamente en su subconsciencia.

"Hermano, qué debemos hacer con estos hombres? Tenemos que matarlos a todos?”

Guo Shan miró a esos trescientos hombres y preguntó.

"No todos merecen morir, pero algunos sí. Hermano Guo, Jefe de la Secta, cuántas personas de la Secta Negra han muerto?”

Preguntó Jiang Chen.

"No tengo idea. Hemos estado encarcelados todo este tiempo, así que no sabemos lo que ha ocurrido fuera”.

Dijo Taoísta Negro.

"Llevemos a todos estos hombres a la Secta Negra entonces; Que los discípulos de la Secta Negra identifiquen a los que merecen ser asesinados. Aquellos que no merecen la muerte serán lisiados, ya que tenemos que vengarnos de los que han sufrido. No importa qué, tengo que hacer algo por ellos."

Después de decir eso, Jiang Chen simplemente se volteo hacia la Secta Negra y comenzó a volar. Cubiertos por la Espada Santa Celestial, esos trescientos hombres no tuvieron más remedio que seguirlo. Todos y cada uno de ellos llevaban expresiones retorcidas en sus rostros. Sabían que ninguno iba a escapar de su mala suerte hoy.

Las intenciones de Jiang Chen eran claras. Aquellos que habían torturado o matado a discípulos y ancianos de la Secta Negra tendrían que enfrentar la muerte, y aquellos que no hicieron nada, todavía serian lisiados.

Taoísta Negro y Guo Shan se miraron el uno al otro; Con una aparente excitación en sus ojos. Con Jiang Chen, la Secta Negra pronto prosperaría a nuevas alturas.

Además, las personas de la Secta Negra había sufrido mucho durante este período, y si no se desahogan del dolor que recibieron de sus enemigos, el espíritu de la Secta Negra sufriría un gran golpe. Por lo tanto, ambos estaban muy de acuerdo con el método de Jiang Chen. Permita que los discípulos de la Secta Negra liberaran el agravio que recibieron de estos enemigos.

[Compartan y Comenten <3]

Traduccion de novelas ligeras, web al español.

Related Posts