NochNovels

Esta pagina se mantiene gracias a las ganancias de la publicidad. Desactiva Adblock, gracias.

miércoles, 22 de marzo de 2017

DMWG - Capítulo 446 - Dios de la Guerra



Capítulo 446 - Dios de la Guerra

Todo el campo de entrenamiento estaba lleno de sangre, haciendo que los que quedaban no pudieran evitar fruncir las cejas. Los doscientos hombres que habían sobrevivido estaban muy aterrorizados y sus rostros se habían vuelto extremadamente pálidos.

Se esforzaban por contener la respiración. Jiang Chen era extremadamente aterrador para ellos. A sus ojos, ya era una existencia igual al diablo.

Todas las personas del Clan Shangguan y de la Secta Espada Myriad habían sido asesinadas, y las próximas serían las de la Dinastía Marcial Santa.

Jiang Chen no miró a estas personas, sino que se volteo hacia las personas de la Secta Negra y preguntó, "Qué hay de ellos?"

"Discípulo Mayor Jiang, ellos llegaron ayer, no nos hicieron nada".

Un discípulo de la Secta Negra respondió a la pregunta, haciendo que todas las personas de la Dinastía Marcial Santa exhalaran de alivio. Parecía que había una posibilidad de mantener sus vidas. Al menos, estarían mucho mejor que los del Clan Shangguan y la Secta Espada Myriad.

"Bien. He dicho esto antes; Los que lo merecen morirán. De hecho, todos ustedes merecen ser asesinados también. Si yo hubiera caído en manos de la Dinastía Marcial Santa... Estoy seguro de que ustedes son capaces de imaginar lo que habría pasado. Y, una vez que yo muriera, atacarían sin piedad a mi familia y amigos. Estoy en lo cierto?”

Jiang Chen miró a los hombres con una mirada que contenía un toque de interés.

La mirada de Jiang Chen hizo que estas personas se sintieran sofocadas. Sin embargo, sus palabras eran correctas. Si la situación de hoy se invirtiera, y Jiang Chen hubiera caído en sus manos, sería un resultado miserable para Jiang Chen. Y, una vez que trataran con él, el Decreto Imperial seria llevaría a cabo inmediatamente. Todas las personas de la Secta Negra serian ejecutadas; Nadie dudaba de ello. Por lo tanto, ninguno refutó las palabras de Jiang Chen. Jiang Chen era un hombre sabio, y tenía una comprensión clara de la situación. No era posible que ellos desaprobaran lo que dijo.

Frente a alguien así, su destino podría ser decidido con sólo una palabra. Todo dependía de si Jiang Chen era feliz o no. Todos sabían que era inútil pedir perdón o tratar de amenazarlo.

"Sin embargo, también dije que mientras sus manos no estén manchadas con la sangre de las personas de la Secta Negra, serán perdonados. No obstante, todavía tendrán que enfrentar un castigo. Les daré dos opciones. Primera opción, córtense ambos brazos y váyanse. Segunda opción, lo haré yo mismo y luego destruiré su base de cultivo, pero les perdonare la vida.”

Dijo Jiang Chen.

Aunque las palabras de Jiang Chen hicieron que apareciera instantáneamente sudor en la frente de las personas de la Dinastía Marcial Santa, muchos también tenían una mirada sorprendida en sus ojos. El castigo fue una sorpresa para ellos, ya que pensaban que tendrían que enfrentar una sentencia de muerte. Aunque perder ambos brazos era algo muy malo para ellos, al menos era mejor que perder sus vidas.

“Me cortaré mis brazos.”

Un Guerrero Alma de Combate dijo sin vacilar. El sacó una espada afilada y cortó inmediatamente su brazo izquierdo. Después de eso, arrojó la espada al cielo, movió su brazo por debajo, y dejó que la espada lo cortara.

Después de que el primer hombre cortara sus brazos, ninguno de los otros hombres vaciló. Simplemente tomaron sus armas y cortaron sus dos brazos. Era una escena brutal y sangrienta, pero las personas de la Secta Negra se sentían muy emocionadas al presenciar esto.

Cortarse sus propios brazos, ningún hombre ordinario tenía este tipo de valor. Sin embargo, ninguno de estos hombres vaciló. Ellos no sabían mucho acerca de Jiang Chen, pero después de la batalla de hoy, comprendieron completamente qué tipo de hombre era Jiang Chen. Era un hombre que no mostraba misericordia a sus enemigos, y decía lo que quería. Ellos podían imaginar que si fueran un poco más lentos, Jiang Chen habría salido adelante y lo habría hecho el mismo, y después los habría lisiado también.

Aunque Jiang Chen les había dado dos opciones, todos estos hombres eligieron la primera opción. Incluso un idiota sabría cuál era la mejor opción.

Sí, perder ambos brazos afectaría enormemente su futuro cultivo, incluso podría detener su cultivo durante el resto de sus vidas. Sin embargo, había algunas medicinas raras que podían hacer que sus brazos volvieran a crecer. Incluso si no podían encontrar eso; Con sus bases de cultivo, podrían vivir una buena vida sin brazos. Sin embargo, si su base de cultivo fuera destruida, para cualquier guerrero fuerte, eso no era diferente de matarlos.

La vida de un hombre lisiado no era algo que pudieran imaginar. Por lo tanto, no pensaron dos veces, y simplemente eligieron perder sus brazos.

"Pueden irse ahora."

Jiang Chen agito su mano casualmente.

Ninguno de estos doscientos hombres se atrevió a dudar. Inmediatamente se dieron la vuelta y se fueron. Para ellos, este lugar era un infierno vivo; No querían quedarse aquí un segundo más.

"Esperen."

Jiang Chen repentinamente habló de nuevo, haciendo que todos los que se iban se detuvieran instantáneamente. Todos sentían que sus corazones palpitaban rápidamente. No tenían idea de lo que este diablo quería hacer, sólo esperaban que no cambiara de opinión, ya que todos ellos habían perdido los brazos. Si decidiera matarlos ahora; No era sólo intimidación a plena luz del día?

"Por la forma en que están mirando ahora mismo, no creo que deban volver a la Dinastía Marcial Santa. Todos los Emperadores están muertos, y también han perdido al Príncipe Heredero. Si ustedes regresan sin ambos brazos, estoy seguro que el Emperador Imperial los matará a todos para desahogar su ira. Además, ustedes son inútiles para la Dinastía Marcial Santa ahora. Creo que sería mejor que fueran a un lugar lejano; A algún lugar donde puedan vivir una vida normal".

Dijo Jiang Chen.

Sus palabras le recordaron a todas estas personas, haciéndolas sobresaltarse por un momento. Sin embargo, pronto la gratitud llenó sus rostros. Sus palabras eran correctas; Vinieron aquí con el Tercer Emperador y Príncipe Heredero para una guerra, pero ahora, todos los Emperadores se habían ido, incluyendo al Príncipe Heredero. Si volvían como estaban ahora, el Emperador Imperial definitivamente los mataría para desahogar su ira.

Todos los Emperadores están muertos, entonces por qué siguen vivos?

Por otra parte, en su estado actual, ya no eran de uso para la Dinastía Marcial Santa. Definitivamente morirían si volvieran. También podrían escuchar a Jiang Chen y salir a un lugar lejano y ocultar su identidad. De esa manera, todavía podrían vivir una vida normal.

Después de que se fueran las personas de la Dinastía Marcial Santa. Toda la Secta Negra estalló con alegría. Todos los discípulos estaban gritando salvajemente. La batalla de hoy les había permitido desahogar su dolor. Todos estaban mirando a Jiang Chen de la manera más respetuosa. Debido a este joven, ahora estaban recibiendo una nueva vida.

"Jiang Chen, Dios de la Guerra!"

"Jiang Chen, Dios de la Guerra!"

"Jiang Chen, Dios de la Guerra!"

……………………..

Más de unos cuantos miles de discípulos de la Secta Negra rugían en el campo de entrenamiento. Todos usaban su energía Yuan, haciendo que la tierra se sacudiera. Toda la Secta Negra tuvo un impulso sin precedentes. Incluso Taoísta Negro y Guo Shan se habían unido a la multitud para rugir. Aunque Taoísta Negro era el Jefe de la Secta Negra, desde que Jiang Chen había derrotado a Nan Bei Chao, el verdadero maestro de la Secta Negra había sido Jiang Chen. La reputación de Jiang Chen en la Secta Negra era mucho más alta que la de Taoísta Negro.

Sólo por el hecho de que la estatua de Jiang Chen estuviera en el centro de la Secta Negra, cualquiera podía ver esto, y Taoísta Negro entendía esto claramente. En su mente, Jiang Chen era el salvador de la Secta Negra, y esta era la segunda vez que Jiang Chen salvó a toda la Secta Negra.

Jiang Chen agitó la mano, haciendo que los aplausos se detuvieran.

"Todos mis compañeros discípulos, yo, Jiang Chen he regresado, y no dejaré que nada malo le suceda a la Secta Negra otra vez! De ahora en adelante, la Secta Negra volverá a su curso original; Todo el mundo puede regresar y seguir cultivando”.

Después de decir eso, Jiang Chen agitó su mano y desató un mar de flamas en el campo de entrenamiento. En un instante, todos los cadáveres y los brazos cortados en el suelo se quemaros hasta las cenizas. Entonces apareció una fuerte brisa y todo el campo de entrenamiento volvió a su estado limpio original, como si nada hubiera pasado antes.

“Qué poderosa flama!”

Los ojos de Guo Shan se iluminaron. Como alquimista, tenía una buena comprensión de las flamas. La aterradora flama desatada por Jiang Chen era algo que nunca había visto ni escuchado antes. Después de que las Verdaderas Flamas de Dragón y la Flama del Trueno Celestial se fusionaran, la flama controlada por Jiang Chen había alcanzado un nivel máximo. No sólo estos cadáveres; Incluso las rocas más duras serían quemadas instantáneamente hasta cenizas.

"Jiang Chen, el Emperador Imperial no te dejará ir después de todo lo que has hecho."

El Príncipe Heredero quien estaba junto a Jiang Chen dijo mientras rechinaba los dientes con ira.

"Es difícil decir quién dejara ir a quien. Además, eres un maldito eunuco de palacio; Así que mejor cierra la maldita boca. Si vuelves a hablar, te cortaré la lengua.”

Jiang Chen miró al Príncipe Heredero.

El Príncipe Heredero rechinaba los dientes con ira, pero no se atrevía a hablar de nuevo, ya que no creía que Jiang Chen estuviera bromeando.

……………………………..

En la misma noche, en el área interior de la Secta Negra, Han Yan, Big Yellow y todos los demás hombres habían regresado. Cuando se enteraron de la gloriosa victoria de Jiang Chen, todos fueron golpeados con entusiasmo.

"Pequeño Chen, eres extremadamente increíble! Creo que el Emperador Imperial está furioso ahora!”

Dijo Yu Zihan.

"Esto es increíble! Eres realmente inhumano! Los seis Emperadores de la Dinastía Marcial Santa están muertos; Esto es una gran pérdida para ellos! Algo como esto nunca ha sucedido en la Dinastía Marcial Santa! Estoy muy emocionado sólo por escuchar lo que hiciste!"

Yu Zihan se echó a reír. Su admiración hacia Jiang Chen había aumentado a otro nivel.

"Cómo está la situación de su lado?"

Preguntó Jiang Chen.

“No te preocupes! Conmigo, Big Yellow en acción, por supuesto no habrá nada de sorpresa! Ahora, todos los rehenes están a salvo. Sin embargo, Lord Jiu y tu papá, así como también Yan Zhanyun todavía están en la Dinastía Marcial Santa. "

Dijo Big Yellow.

"Hmph! Arreglaré esta cuenta con el Emperador Imperial. Si algo malo le sucede a mi padre, definitivamente derrocare toda la Dinastía Marcial Santa.”

Jiang Chen dejo escapar un resoplido frio. Una luz fría destelló dentro de sus ojos, haciéndole parecer extremadamente aterrador. El Emperador Imperial había encarcelado a Jiang Zhenhai, cruzando completamente la línea de fondo de Jiang Chen.

"Pequeño Chen, no importa qué, la Dinastía Marcial Santa sigue siendo muy poderosa. Ya que has matado a tantos de la Dinastía Marcial Santa, estoy seguro que el Emperador Imperial estará muy furioso en este momento. Si envía a su enorme ejército para luchar contra nosotros, realmente no tengo ni idea de cómo vamos a luchar contra ellos”.

Dijo Han Yan mientras fruncía las cejas.

"La guerra entre yo y la Dinastía Marcial Santa es inevitable. Procederé a la Dinastía Marcial Santa mañana con el Príncipe Heredero y las cabezas de esos Emperadores. Los usaré para salvar a mi padre, al suegro y a hermano Jiu.”

La razón por la que Jiang Chen perdono al Príncipe Heredero fue para salvar a su familia y amigos. Si no, después de lo que hizo hoy, el Emperador Imperial definitivamente no perdonaría a Jiang Zhenhai y Yan Zhanyun.

"Pero Pequeño Chen, aunque has roto a través del Reino Alma de Combate Medio, y se te considera invencible en el Reino Alma de Combate; El Emperador Imperial es un Guerrero Rey de Combate! Estás seguro de que puedes luchar contra él?”

Han Yan hizo la pregunta más crítica. La guerra entre ellos y la Dinastía Marcial Santa era inevitable. Aunque Jiang Chen había matado a muchas personas importantes de la Dinastía Marcial Santa, si no podía derrotar a un Guerrero Rey de Combate, todo terminaría en una derrota miserable.

[Compartan y Comenten <3]

Traduccion de novelas ligeras, web al español.

Related Posts