NochNovels

Esta pagina se mantiene gracias a las ganancias de la publicidad. Desactiva Adblock, gracias.

viernes, 7 de abril de 2017

ZTJ - Prólogo



Bueno gente anuncio sorpresa de la noche :D nueva novela llamada Ze Tian Ji con nuevo traductor, Abyss traducira esta excelente novela que nos llamo la atencion. El Imperio Nochnovels se expande cada vez mas mujajaaj, sin mas se las dejo.
---------------------------------------------------------
Prólogo – Ze Tian Ji
El mundo es relativo.
El continente central y la isla Great Western están separados entre sí por el océano, pero son distantemente opuestos el uno al otro. El Este tiene una gran altitud, así que parece que el cielo también es más alto. Allí las nubes se elevan del mar a la tierra seca, sin detenerse flotando sin cesar. Al final estas se reúnen, y en todo el año estas no se dispersan. 
Esta es la tumba de las nubes, la tumba de todas las nubes en el mundo.
En lo más profundo de la tumba de las nubes se asienta una montaña solitaria. La cumbre conduce al cielo interminable; Nadie sabe a dónde lleva.
Los cuentos dicen que el mundo se compone de 5 continentes. Cada continente tiene diferentes tipos de paisajes.
Solo aquellos que poseen una esperanza de vida inmortal pueden ver los diferentes paisajes que hay en los continentes.
Para las personas normales, los cuentos son cuentos. Ellos no saben dónde están los otros continentes, no saben como llegar a ellos, no saben que en la montaña solitaria dentro de la tumba de las nubes hay un camino que conduce a los otros continentes.
Naturalmente, no hay nadie que haya visto el paisaje por encima las nubes. Aquí, las nubes serenas son como la seda blanca que se extiende en todas direcciones, aparentemente sin fin. Por encima del interminable espejo del cielo hay un abismo sin fin, en el interior hay un sinnúmero de estrellas.
Repentinamente, 2 estrellas se iluminan, cada vez más y más brillantes, rápidamente llegan al espejo del cielo. Cuando las 2 estrellas llegan ante el espejo, queda claro que estas no son estrellas si no 2 bolas de fuego santo.
En la superficie del espejo que separa el mundo real del abismo apareció una telaraña de grietas, pero en un momento fue restaurada.
Esas 2 bolas de fuego, a través de algún medio mágico, aparecieron en el otro lado de la superficie del espejo en el mundo real. En la delgada atmósfera, las dos llamas ardían incesantemente, deformando el aire y haciéndolo cambiar constantemente de forma, no son bolas de fuego sino ojos.
El mundo entero, debido a este gran descenso, está en un alboroto. La luz se reflejaba constantemente; En la superficie de las nubes apareció una larga sombra como una montaña. El espacio comenzó a deformarse, como si estuviera a punto de romperse.
Un gran dragón dorado emergió del interior de las nubes.
El lejano sol estaba completamente oscurecido por su enorme cuerpo. El mundo entero por encima de las nubes consecuentemente se oscureció, todo el aire de los alrededores rápidamente se hizo más frío, y las nubes se empezaron a cristalizarse. Los innumerables rayos de luz se convirtieron en extraños parpadeos en la superficie del cristal. El cielo y la tierra cambiaron de color; Realmente este dragón era una existencia impresionante.
El gran dragón dorado miraba hacia el mundo, con los ojos indiferentes.
La vista sobre las nubes, ya la había visto muchas veces.
El dragón voló hacia la montaña solitaria en el horizonte. A medida que se acercaba, su aterrador cuerpo de dragón se sumergía en el abismo nublado, desapareciendo por completo de la vista. Las infinitas cantidades de niebla fueron cortadas por el cuerpo del dragón aterrador. Los riscos y acantilados de la montaña solitaria eran extremadamente escarpados; Allí no crecía ninguna planta, ni siquiera musgo. La mortal quietud la hacía parecer una tumba.
Así como el dragón voló a través del abismo de niebla. Pasaron muchos días y muchas noches. Quién sabe hasta dónde había volado, pero nunca había salido de la niebla. No encontró a otros seres, pero uno podía ver débilmente que en la montaña aparecieron musgos. La niebla también se había vuelto más gruesa, tal vez la presión que emitía era la causa. La niebla comenzó a cambiar de forma en muchos cristales. Estas gotitas de agua también hicieron el aire más húmedo.
El dragón veía estas transformaciones sin interés, continuo volando hacia abajo.
La vida vegetal dentro de la montaña solitaria creció gradualmente más y más abundante; La humedad del aire, las gotas de agua agrupadas en los acantilados gradualmente se convirtieron en innumerables corrientes delgadas del tamaño de una hoja. Estos innumerables arroyos de agua fluían por los acantilados hacia la niebla.
A medida que el dragón dorado miraba estos innumerables arroyos de agua, la mirada dentro de sus ojos se volvió más concentrada, las dos llamas divinas en sus ojos se hicieron más serenas, este lugar era el sepulcro de las nubes, pero también era la fuente de todas las aguas.
De estos innumerables arroyos que caían de la montaña solitaria, el dragón escogió uno.
El dragón dorado voló silenciosamente a lo largo de este único camino de agua, volando innumerables días y noches, casi como si se repitiera de nuevo, hasta que de repente... La niebla delante de él se dispersó.
Ante la niebla, estaba la tierra.
El fondo de las nubes era plano y liso, con calma ascendiendo y cayendo de acuerdo con el suelo. Protegiendo perfectamente el espacio entre las nubes y la tierra que estaban a cinco pies de distancia. Coincidentemente esta era la altura del hombre promedio, como si el mismo creador hubiera formado este espacio. Este espacio de cinco pies de alto, la superficie parecía ir sin fin, con débiles rayos de luz, pero no se veía sol. En la superficie fluían innumerables corrientes de agua.
La niebla se disipó sobre el cuerpo del dragón, revelando un pequeño arroyo.
Este pequeño arroyo se originó en el rocío húmedo de la montaña solitaria. Claro, tranquilo y frío, en el arroyo había una canasta de madera, en la canasta había varias capas de tela, en el paño estaba un niño; la piel del niño era azul, con los ojos cerrados, estaba claro que acababa de nacer no hace mucho tiempo.
La niebla sobre el arroyo era como los pétalos de una flor, abriendo innumerables miles de pétalos, agrupándose, dispersándose, haciendo un ruido de “Chi chi” Entonces un dragón dorado aún más grande que un palacio salió lentamente de la niebla y se dirigió a la orilla del río.
El espacio de 5 pies entre la niebla y el río era bastante estrecho para el dragón; el físico del dragón dorado estaba oculto dentro de la niebla, parte de su cabeza también estaba oculta dentro de las nieblas. Hacía que el dragón pareciera más majestuoso, misterioso, aterrador.
El dragón dorado esperaba en silencio junto a la orilla del río.
La canasta de madera flotaba sobre el agua, moviéndose hacia arriba y hacia abajo.
En esta insignificante canasta de madera estaba este niño abandonado, con ojos cerrados, de cara azul y recién nacido.
......
......
La niebla se dispersó gradualmente, todo volvió a un sereno y tranquilo estado.
Sin embargo, esta paz era sólo temporal... En las profundidades de la niebla, hasta llegar a la montaña solitaria; Repentinamente se escucharon innumerables sonidos lúgubres, silbidos y aullidos de pánico!
En este mundo aparentemente sin vida, en realidad había muchos pájaros y bestias. En todas partes dentro de la niebla se escuchaba el sonido de muchos aleteos. También había un sonido que era como si un unicornio estuviera destruyendo innecesariamente decenas de miles de árboles en su prisa por escapar; Había incluso el grito extremadamente brillante de un ave fénix!
Una cadena de fuego divino e intangible surgió del lado del río y se extendió hasta el horizonte. La hierba húmeda repentinamente se volvió incomparablemente seca, incluso las plantas dentro del agua de repente se enroscaron!
El dragón dorado permaneció inexpresivo, noble y apático; Señor de todos bajo el Cielo.
Todas las bestias del mundo bajo las nubes huyeron, el dragón no prestó atención a ello. Aunque el fénix huyó, el dragón no le prestó atención. El dragón sólo miró el pequeño arroyo, miró fijamente la canasta de madera flotando en el arroyo. De la montaña solitaria caían decenas de miles de pequeñas corrientes, pero el dragón sólo miró esta corriente en particular. Después de 30000 años, el dragón sólo descendió a este mundo por este niño en la canasta de madera, quién podría hacerle girar su mirada?
Una pieza de seda muy delgada cayó lentamente. Esta pieza de seda era dorada en el exterior; En el interior era de un blanco divino puro, parecía como si fuera a emitir su propia luz. El frente del pedazo de seda era muy delgado, pero poco a poco se hizo más grueso hasta que creció tan grueso como un brazo. La superficie de la seda era perfectamente lisa. Parecía penetrar en las profundidades del nublado abismo, haciéndola aún más hermosa.
Esta pieza de seda parecía estar hecha de oro o jade, dando una sensación muy pesada. Pero, de hecho, era muy ligera, balanceándose con la brisa del arroyo, como si bailara, queriendo tocar esa canasta de madera, sólo para retroceder.
Era la barba del dragón dorado.
Ahora, el fuego divino dentro de los ojos del dragón de oro ya no estaba en ese estado eternamente tranquilo, los ojos habían pasado de ser apáticos a meditar, como si vacilaran por algo. Los dos bigotes del dragón eran como dos dedos suaves, tocaban ligeramente el borde de la canasta de madera flotando en el río, como si la acariciara suavemente, pero en realidad no lo tocaba en absoluto.
Este dragón dorado ya había vivido incontables años, poseía un conocimiento inimaginable, pero esta sencilla canasta de madera le presentaba un problema insoluble, el estado de ánimo en los ojos del dragón se hacía cada vez más complejo, anhelo, vigilancia, vacilación, quizás no intencional, quizá intencional. Un ligero cambio en la brisa, hizo que el borde de la canasta de madera que debería haber tocado los bigotes del dragón barriera, hasta que finalmente los bigotes fueron capaces de tocar la canasta de madera por primera vez, incluso cepillando la oreja del bebé!
Este ligero toque produjo una reacción violenta, los dos fuegos divinos dentro de los ojos del dragón dorado explotaron repentinamente, convirtiéndose en una miríada de estrellas. Dentro de ese océano de estrellas vino un deseo indiscutible, insensible y codicioso!
Este deseo, era digno de elogio, se movía.
Elogió de vida, fue movido por la vida.
Era el anhelo más primordial de la vida.
El dragón dorado miraba la canasta de madera, abrió su boca, el aliento de dragón como el jade roto se estaba derramado.
Los ojos del niño seguían cerrados; Simplemente no sabía qué pasaría en el momento siguiente.
Una sombra envolvió el arroyo.
La respiración del dragón rodeó la canasta de madera por todos lados.
En el momento siguiente, la canasta de madera y el niño en el interior se convertirían en la comida del dragón dorado.
En este momento.
Una mano fu puesta en el borde de la canasta de madera, sacándola del río!
Era una mano cubierta de cicatrices; Delgada, débil y pequeña.
Hua Hua, la superficie del agua se rompió. Ese par de manos tiró de la canasta de madera y corrió hacia el borde del arroyo.
El dueño de esa mano era un chico Taoísta de tres o cuatro años.
El chico tiró de la canasta hasta el borde de la corriente y la escondió entre una piedra y su propio cuerpo, luego sacó una espada de su cinturón y se volteo para mirar a la terrorífica y enorme cabeza del dragón dorado.
Este era un muchacho muy extraño.
Estaba ciego en un ojo, sin una oreja, cuando estaba corriendo sobre el agua se podría decir que sus piernas estaban un poco paralizadas. Desde su manga vacía, se podía ver que él también sólo tenía una mano.
No es de extrañar que primero tuviera que poner la canasta atrás antes de que pudiera sacar la espada.
Al ver esa enorme cabeza de dragón sobre el agua, el cutis del niño estaba pálido. Sus dientes estaban temblando, no por el agua helada del arroyo, sino por el miedo en su corazón.
Era la primera vez que veía a un verdadero dragón. Ni siquiera sabía lo que era un dragón; Sólo que era aterrador. Sin embargo, no huyó, sostuvo esa espada que parecía frágil y oculto firmemente la canasta detrás de él.
El dragón dorado miraba indiferentemente al chico, siendo un ser tan fuerte y poderoso como no podía darse cuenta de que en lo profundo del abismo de sus ojos solo había ira y crueldad.
El chico no dijo nada, tenía rostro pálido, y con miedo extremo, pero no soltó la canasta.
El dragón dorado se enfureció, el aliento del dragón abarcó ambos lados del arroyo, y la muerte venía.
La espada se cayó en el agua, el chico tomo la canasta y la sujetó en su pecho.
Las escamas del dragón dorado frotaban contra la niebla, provocan innumerables fuegos divinos, haciendo que el agua dentro de la corriente hierva.
En ese momento apareció un Taoísta de mediana edad en la orilla del arroyo.
El Taoísta de mediana edad miró al dragón dorado con una expresión tranquila.
El fuego celestial sobre el arroyo se apagó repentinamente.
El dragón dorado miraba al Taoísta de mediana edad y decía una palabra de dragón!
Esta palabra de dragón era extremadamente larga, casi como si continuara para siempre sin detenerse, seguramente contenía un significado extremadamente complejo, Escucharlo era como escuchar una música complicada, pero también era como el sonido de la tormenta más terrorífica de la naturaleza. Era una mezcla de poder inimaginable!
El Taoísta de mediana edad miró al dragón dorado y dijo una palabra.
Era una sola sílaba, su pronunciación era extremadamente extraña y difícil de entender, no parecía lenguaje humano en absoluto, un fragmento parecía contener un significado sin fin, rebosante de significado antiguo.
El dragón dorado comprendió, pero no estuvo de acuerdo.
Entonces la niebla sobre el arroyo se levantó ferozmente.
La respiración del dragón fue rociada por todas partes, la hierba húmeda y los árboles repentinamente se convirtieron en una espantosa escena de fuego.
Ese pequeño chico taoísta, de espaldas al río, simplemente no tenía idea de lo que estaba pasando, tenía la cabeza agachada de miedo, los ojos cerrados, sosteniendo la canasta de madera contra su pecho.
......
......
Quién sabe cuánto tiempo pasó, el lado de la corriente finalmente se tranquilizó.
El pequeño chico taoísta recogió su coraje y miró hacia atrás, pero sólo vio el agua clara del arroyo. El incendio a ambos lados del arroyo ya había sido extinguido, sólo los árboles quemados y las piedras tostadas atestiguaron la aterradora batalla que había ocurrido.
Del abismo nublado llegó un grito de dragón. Este grito estaba lleno de angustia, falta de voluntad y pesar. El dragón estaba diciendo a los cinco continentes del mundo cómo su propia vacilación había provocado un arrepentimiento tan profundo.
El chico taoísta estaba asustado. Con su única mano sosteniendo la canasta de madera, el chico bajó cojeando hacia la orilla y caminó hacia el lado del Taoísta de mediana edad, mirando tímidamente hacia el nublado abismo.
El Taoísta de mediana edad extendió la mano para apagar un fuego en el hombro del chico.
El chico taoísta pensó en algo y con dificultad levantó la canasta madera.
El Taoísta de mediana edad se acercó a la canasta de madera y tomó suavemente al niño; Su mano derecha tomó el paño y lo envolvió sobre el cuerpo del niño. Él frunció las cejas.
"Tu destino... Definitivamente no es bueno", dijo con piedad mientras miraba al niño envuelto en pañales.
......
......
En el este del Continente Oriental, hay un pequeño pueblo llamado Xining, fuera de esta ciudad hay un pequeño arroyo, por este pequeño arroyo hay una montaña, en esta montaña hay un templo, en este templo no hay monjes, sólo un Taoísta de mediana edad y sus dos discípulos cultivando el Camino.
La colina era una colina sin nombre, el templo estaba abandonado. De los dos discípulos, uno se llamaba Yu Ren, y el otro más joven se llamaba Chen Chang Sheng.
Xining estaba dentro del País Zhou. Hace 800 años, la Gran Dinastía Zhou hizo el Camino hacia la religión estatal. Hasta la actual era Zhengtong, la religión estatal unió al país como uno solo. Era realmente digna de respeto. Si se hablaba razonablemente, un maestro y sus dos discípulos debían haber vivido una vida como ropa de seda y arroz de jade. Pero Xining era demasiado remoto; El templo abandonado era aún más remoto, otras personas rara vez se veían, así que sólo podían vivir una vida muy sencilla.
Los Taoístas naturalmente practican el Camino. En la actualidad hay innumerables formas de cultivar, pero el método para enseñar el Camino del Taoísta de mediana edad en comparación con otras sectas era completamente diferente. No usaba ningún método específico de cultivo, no le importaba absorber la luz de las fatídicas estrellas, ni le importaba refinar la mente; Sólo enfatizaba una palabra, Memorizar.
Desde su niñez, Yu Ren memorizaba los textos del Camino. Chen Chang Sheng, desde el momento en que pudo abrir los ojos, fue colocado ante los libros amarillentos y viejos. Lo primero que pudo reconocer fue una sala llena de textos sobre el Camino. Después de aprender a hablar, aprendió a reconocer las letras, y luego aprendió a memorizar los caracteres de los textos clásicos del Camino.
Recitando y estudiando hasta poder memorizar al revés, esta era la vida de esos dos discípulos.
Cuando despertaban al amanecer, memorizaban libros. Bajo el abrasador sol, memorizaban libros. Por la noche, memorizaban libros. Cuando venía la primavera y florecían las flores, cuando venía el verano con tormentas de trueno, cuando el viento del otoño soplaba, cuando la nieve del invierno enfriaba; En las hilera de las cosechas, junto al río, debajo del árbol, por la flor de ciruela; Sosteniendo en sus manos los clásicos del Camino, estudiando, memorizando, sin saber cuánto tiempo pasaba gradualmente.
El templo abandonado tenía una habitación completamente llena de clásicos del Camino. Cuando Yu Ren tenía siete años, se aburría y los contaba. Había 3000 de estos libros. En estos 3000 libros, un libro podría tener varios cientos de palabras, o tal vez varios miles. El clásico más corto, el clásico de los dioses, tenía sólo 314 palabras. El más largo era el clásico de la Longevidad que tenía más de 200000 palabras. Estos libros eran la totalidad de lo que tenían que memorizar.
Los 2 discípulos memorizaban incesantemente, sólo tratando de recordar, no buscando entender. Sabían desde el principio que su maestro nunca respondería a las preguntas que hacían, sino que sólo diría, "Simplemente memorícenlos y el entendimiento vendrá naturalmente".
Para esos niños que estudiaban el Camino pero vivían vidas tranquilas, este tipo de vida es difícil de imaginar. Afortunadamente esta montaña verde estaba fuera del camino y rara vez era visitada por la gente, así que no había cosas externas para distraer la mente y podían concentrarse. Los temperamentos de estos dos discípulos eran excepcionalmente buenos. Inesperadamente no encontraban este estilo de vida aburrido, simplemente pasando día a día memorizando, sin darse cuenta de que habían pasado varios años.
Un día, el sonido de los estudios que habían continuado durante varios años de repente cesó. Dos niños estaban sentados sobre una piedra, hombro con hombro, un libro abierto sobre sus rodillas. Ambos echaron una ojeada al libro, luego uno al otro, ambos sin saber qué hacer.
Ya habían memorizado el último libro, pero no tenían medios para continuar porque no podían entender. Las palabras de este clásico eran desconocidas; para ser exactos, las palabras eran muy raras, los radicales y los trazos eran todos reconocibles, pero el carácter en su conjunto era una cosa rara, cómo estudiar? Qué significa eso?
Los dos niños regresaron al templo y encontraron al Taoísta de mediana edad.
El taoísta de mediana edad dijo, "De los 3000 libros clásicos del Camino, han leído hasta el último libro, este libro tiene 1601 palabras. En todo el tiempo que el Camino fue transmitido, nadie ha sido capaz de entender completamente el significado dentro de este libro, cómo podrían ustedes dos hacerlo?”
Chen Chang Sheng preguntó, "Maestro, incluso usted no pudo entenderlo?"
El Taoísta de mediana edad sacudió la cabeza y dijo, "No hay persona que diga lo que realmente entienden y no entienden, yo tampoco puedo decirlo".
Los dos discípulos se miraron y sintieron algo de pesar. Aunque eran sólo niños, habían memorizado los 3000 clásicos del Camino pero solo les faltaba uno; Por supuesto que no estaban felices. Además, no eran niños corrientes, desde el momento en que estaban en la ignorancia se habían acompañado en el estudio de los clásicos del Camino, sus personalidades también eran bastante relajadas, así que estas dos personas estaban preparadas para dar la vuelta e irse.
En este momento, el Taoísta de mediana edad siguió hablando, "... Pero pueden leerlo".
A partir de ese día, el Taoísta de mediana edad comenzó a darles clases sobre el método para leer el último clásico del Camino, impartiendo una por una la pronunciación de los caracteres. Estas pronunciaciones eran particularmente monstruosas y extrañas. Las sílabas eran simples pero requerían el uso de algunos músculos de la garganta y también tenía algunos requisitos específicos. En resumen, no era el tipo de sonido que un ser humano normal podía producir.
Chen Chang Sheng no entendía nada, era como un pequeño patito, copiando obedientemente la pronunciación de su maestro. Yu Ren ocasionalmente pensaba en muchos años atrás por ese lado del arroyo, cuando el maestro se enfrentó a esa monstruosa bestia y pronunció esas palabras.
Yu Ren y Chen Chang Sheng pasaron mucho tiempo capturando la pronunciación de esas 1601 palabras, pero aún no entendieron el significado. Al preguntar al Taoísta de mediana edad todavía no podían obtener el significado. De hecho, ya habían pasado un año entero en este último libro. Después, comenzaron su método habitual, sosteniendo el último libro en sus manos y recitando, hasta que por fin lo pudieron memorizar.
Cuando pensaron que por fin habían puesto fin a su vida de memorizar los clásicos del Camino, el Taoísta de mediana edad los obligó a estudiar los clásicos por segunda vez. Con poca opción, los niños se vieron obligados a repetir sus estudios. Tal vez porque ésta era la segunda vez que estudiaban los libros clásicos del Camino, sentían que era aún más agotador, incluso sentían la necesidad de decir palabras amargas.
Fue también en este momento que empezaron a cuestionar, por qué su maestro quería que estudiaran estos clásicos? Por qué no enseñarles a cultivar? Obviamente en los clásicos del Camino se escribía cómo los taoístas deben practicar el Camino, debe ser correcto perseguir la longevidad.
Cuando Yu Ren tenía diez años y Chen Chang Sheng tenía seis años y medio, en otoño, llegó una grulla blanca. Trajo consigo un documento de seda. En este documento figuraban una fecha de nacimiento, un documento de matrimonio y una carta, algún altamente oficial que el Taoísta de mediana edad deseaba cumplir, una promesa que había hecho.
El Taoísta de mediana edad vio el documento de matrimonio y se rio tanto que no pudo hablar, y luego miró a sus dos discípulos. Yu Ren agitó su mano y señaló a su ojo ciego, sonriendo mientras rechazaba la idea. Chen Chang Sheng tenía una expresión frustrada. Él no entendía el significado, en la confusión de alguna manera había terminado tomando el documento de matrimonio, y ahora resultó que tenía una novia.
Más tarde, cada año nuevo, esa grulla blanca volvería, trayendo de la capital los saludos de ese noble hombre, junto con algunos pequeños regalos significativos para Chen Chang Sheng.
Chen Chang Sheng lentamente llegó a entender lo que significaba el matrimonio. A menudo por la noche, a la luz de las estrellas miraba ese documento de matrimonio sentado en el escritorio. Tenía algunos sentimientos que no podía decir. Hacia su novia de igual edad, tenía algunos sentimientos felices, algo embarazosos, sobre todo frustrados.
En esta vida pacífica de estudiar, cuando Chen Chang Sheng tenía diez años de edad, llegó un desafortunado accidente. En una noche, estaba en su 72 ª vez en su memorización de las 1601 palabras del último clásico, cuando repentinamente sintió una extraña sensación en su cuerpo, comenzó a alejarse hacia el bosque de la colina verde. Su cuerpo comenzó a emitir una especie de hermoso olor.
No era el olor de una flor, ni era el olor de una fruta, ni una especie de perfume. Hablar de gusto, mientras que era soplado en el viento de la noche por un rato no se dispersó. Hablando de su olor, flotaba en el extremo de la nariz, débilmente discernible, pero no olía a nada en el mundo mortal que pudiera producir. Incapaz de agarrar, pero extremadamente seductor.
El primero en notar la situación de Chen Chang Shen fue Yu Ren. Cuando olio el raro olor, su expresión se intensificó.
En un árbol cubierto y remoto de la montaña verde, había rugidos de león y gritos de tigre, había grúllas bailando y dragones corriendo, se oyeron los gritos estruendosos de las ranas que originalmente sólo emergieron en el verano. En el este de la montaña verde, donde nadie se atrevía a entrar, del abismo brumoso emergió una enorme sombra, quien sabría qué clase de criatura era. Bajo la mirada codiciosa y reverencial de innumerables criaturas, Chen Chang Sheng emitía su raro olor, con los ojos cerrados dormido, sin saber cuándo despertaría.
Yu Ren en el sofá repentinamente comenzó a abanicarse. Quería ahuyentar el olor de Chen Chang Sheng, ya que este olor le hacía salivar y le daba ideas extrañas y aterradoras. Se abanicó para ahuyentar estos pensamientos.
El Taoísta de mediana edad no sabía cuándo llegó a la sala de al lado, se paró al lado del sofá, y vio a Chen Chang Sheng durmiendo. Dijo una frase que sólo él podía entender, "La razón está apareciendo una vez más?"
Pasó una noche.
La luz del amanecer cubrió la montaña verde, el olor procedente de Chen Chang Sheng de repente desapareció. Ya no se podía sentir el olor más leve. Chen Chang Sheng volvió a la normalidad, Y la miríada de monstruos de la colina verde y las monstruosas sombras también se fueron.
Yu Ren miró a su hermano menor y dejó de entrar en pánico, dejando escapar un largo suspiro. Quería limpiarse el sudor frío de la frente cuando se dio cuenta de que su brazo, de toda una noche de abanicarse, era incapaz de moverse.
Chen Chang Sheng abrió los ojos y se despertó. Aunque estaba durmiendo toda la noche, sabía que había algún problema. Vio la expresión dolorosa en el rostro de su hermano mayor y su pálida complexión y preguntó, "Maestro, qué pasa conmigo?"
El Taoísta de mediana edad lo miró, y permaneció en silencio durante un largo rato antes de decir, “Estás enfermo.”
Según el Taoísta de mediana edad, la enfermedad de Chen Chang Shen se debía a una deficiencia congénita. Los nueve canales del cuerpo no estaban conectados. El olor de la noche anterior era porque la energía espiritual no tenía donde circular, sólo podía emitirse hacia el exterior. Este perfume llevaba consigo una esencia humana, que llevaba un olor único. Era una especie de enfermedad extraña.
"Entonces... Maestro sabe una manera de tratar la enfermedad?"
No, nadie puede tratarla.”
"Una enfermedad incurable... Esto es sólo el destino, verdad?"
"Sí. Es sólo el destino.”
......
......
Después de su décimo cumpleaños, la grulla blanca ya no llegaba a la montaña verde. Una parte de la capital cortó la información, como si nunca se hubiera planteado la cuestión del documento de matrimonio. Chen Chang Shen estaba junto al lado arroyo, mirando hacia el oeste, comenzó a recordar esta situación.
Por supuesto, estaba pensando en muchas cosas. Su enfermedad, su destino... Su salud no era pobre, además de que fácilmente se quedaba dormido, parecía estar muy saludable. No parecía una persona que moriría joven. Incluso empezó a dudar del pronóstico de su maestro. Pero si el pronóstico de su maestro era correcto, qué? Chen Chang Shen queria abandonar el templo para ver el floreciente mundo. Además de querer ir a ver, también quería ver el legendario Mausoleo de Libros, y también quería devolver el documento de matrimonio.
"Maestro, me voy a ir."
"A dónde vas?"
A la capital.”
"Por qué?"
Porque quiero vivir.”
He dicho antes que tu enfermedad es el destino.”
Quiero cambiar mi destino.”
"En los últimos 800 años, sólo tres personas han logrado cambiar su destino".
Eran personas extraordinarias?”
"Sí."
No lo soy, pero me gustaría intentarlo.”
Chen Chang Shen quería ir a la capital, independientemente de si podía tratar su enfermedad o no, siempre quiso ir. No sólo porque quería cambiar su destino, sino porque la otra parte del documento de matrimonio estaba también en la capital.
El empaco su equipaje, tomó la espada de Yu Ren y se volteo para marcharse.
Este joven taoísta de 14 años descendió de la montaña.

[Compartan y Comenten <3, tengo que crear su index pero eso ya sera mañana]

Traduccion de novelas ligeras, web al español.

Related Posts