NochNovels

Esta pagina se mantiene gracias a las ganancias de la publicidad. Desactiva Adblock, gracias.

lunes, 31 de julio de 2017

CSG - Capítulo 344: Entrando en la Tierra Santa

A juzgar por la descripción dada a Jian Chen por la segunda señorita del clan de Tianqin, la Encantadora Celestial era una figura legendaria en el continente de Tian Yuan. Era capaz de hacer caer a una nación con su belleza que se consideraba extremadamente única. Su habilidad con la cítara era inigualable y poseía la cítara del grito demoníaco que podía avergonzar a cualquier otro experto de la cítara con sus canciones. Incluso sus oponentes estarían fascinados por las canciones melódicas y tendrían sus almas borradas antes de que sus cuerpos siguieran su ejemplo.

Aparte de eso, la Encantadora Celestial había evitado una guerra entre dos países con una sola balada sobre el campo de batalla, haciendo que los cien mil soldados de ambos lados se durmieran durante tres días y tres noches; Una hazaña verdaderamente temible.


La Encantadora Celestial se había convertido en un Santo hace mucho tiempo, además de ser un Gobernante Santo. Una persona como esta ya estaba de pie en la parte superior del continente y pasar por alto a los demás. Lo que Jian Chen no había imaginado era que él sería capaz de ver a, la Encantadora Celestial. Esto era algo que había conmovido las emociones de Jian Chen.

Después de todo, un gobernante santo estaba justo delante de él, incluso más que eso, esta mujer era una leyenda viva.

La Encantadora Celestial tenía sus rasgos faciales escondidos, pero no hacía nada para ocultar el contorno y su cuerpo. No sólo era bastante alta, sino que su hermoso cuerpo era indescriptible. Uno podía ahogarse con su belleza, ya que parecía que no estaba destinada a este mundo. E incluso a Jian Chen le costaba apartar los ojos de ella en el momento en que la encerraba como si fuera la única persona del mundo. El mundo circundante parecía haber perdido su color mientras ella era el único punto colorido.

Entonces, la Encantadora Celestial había descubierto la mirada de Jian Chen y se giró para mirarlo con una expresión de sorpresa en su rostro mientras hablaba con una voz celestial: "Ancianos, este debe ser el Rey de Mercenarios, ¿correcto?"

El Octavo Dignatario se rió, "La Encantadora Celestial adivino correctamente, se llama Jian Chen y es nuestro Rey de Mercenarios. Aunque sólo es un Maestro terrenal del Primer Ciclo, su fuerza de combate no es nada débil".

Asintiendo con la cabeza, la Encantadora Celestial no hablo más como si perdiera su interés por él. Cambiando su mirada a las tablillas conmemorativas, sus ojos se distrajeron de repente.

Viendo cómo los ancianos hablaban a la Encantadora Celestial como si fueran su igual, Jian Chen se quedó asombrado. No pudo evitar pensar en las palabras que el Treceavo Dignatario había dicho. La tierra santa era un lugar en el que sólo los gobernantes santos podían entrar, y si alguien que no fuera un gobernante santo quisiera entrar, tendría que ser el rey de los mercenarios.

“Entonces, ¿esto significa que estos ancianos aquí son todos Reyes Santos por lo menos? Incluso el Treceavo Dignatario que había estado en el arsenal también es un Gobernante Santo." Jian Chen pensó para sí mismo en estado de shock. Para que hubiera diez gobernantes santos, Mercenary City era demasiado fuerte.

Después, los ancianos se acercaron uno tras otro para presentarse a Jian Chen. Mientras Jian Chen reflexionaba para entender sus identidades, se dio cuenta de que aparte de los dos primeros ancianos, el resto estaban afiliados a otras potencias pero tenían una relación amistosa con Mercenary City.

En este momento, aparte de Jian Chen, había 26 personas de ambos sexos. La gran mayoría de la gente allí tenía más de 70 años, pero todavía había algunos hombres de 40 años. Sin embargo, la persona con más atención fue la Encantadora Celestial que se encontraba dentro de un grupo de personas que la hacían parecer como si fuera la grulla entre los pollos.

En este momento, todavía quedaba una hora más cuando otra persona había volado por el aire y se había unido a todos los demás.

Esta persona era un joven que llevaba una túnica blanca de aspecto caro. Su edad era de unos 20 años. También era extraordinariamente guapo en una escala muy diferente a Jian Chen. Sin embargo, mientras él era guapo, su rostro tenía un ligero aspecto femenino, mientras que Jian Chen tenía una expresión masculina.

El joven tenía una expresión sonriente mientras caminaba hacia la Encantadora Celestial y ahuecó sus manos: “¡Hermana Celestial, han pasado 50 años y tú has crecido aún más hermosa que antes!” El joven habló como si estuviera encaprichado para mostrar su adoración por ella.

Los ojos de la Encantadora Celestial se entrecerraron cuando pudo verse una mirada de disgusto. Ni siquiera mirando al joven, ella habló, "Agradezco a Bijian Wang sus elogios."

Como si ignorara la actitud que la Encantadora Celestial mostraba hacia sí mismo, el joven caminó hacia la Encantadora Celestial con una expresión de infatuación hacia ella mientras hablaba una vez más: "Encantadora Celestial, nos conocemos desde hace doscientos años, cuando ¿Me invitarás a sus Tres Islas Sagradas para una visita? He oído que las tres islas sagradas son un paraíso en la tierra sin ningún conflicto y sólo un grupo de pescadores armoniosos. Este lugar desde hace mucho tiempo se distanció con la guerra también. Hace tiempo que he esperado por un lugar así, yo, Bijian, no he luchado tanto tiempo por tal motivo!"

Cada uno de los ancianos miraba esta conversación con un rostro indefenso. Todos sabían que Bijian había admirado a la Encantadora Celestial. Cuando Bijian había sido un hombre de mediana edad, cuando se encontró con la Encantadora Celestial, había sido amor a primera vista. Utilizando un método secreto, había logrado rejuvenecer su rostro de nuevo a su juventud para que pudiera ganar su afecto.

Desafortunadamente para el amor de un lobo hambriento, la Encantadora Celestial había ignorado los entusiastas intentos de Bijian de intentar ganar su amor. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, había llegado a odiarlo.

"Mis disculpas, Bijian Wang, mis tres islas sagradas no aceptan a nadie." Su voz era tan fría como el hielo ahora.

Como si lo alentara, Bijian Wang tenía una mirada inocente en la cara, "Encantadora Celestial, ¿podría ser que incluso yo soy un extraño también?"

“¡Naturalmente!” dijo la Encantadora Celestial sin tomarse un segundo para pensar mientras al mismo tiempo no daba cara.

Viendo la actitud fría y helada de la Encantadora Celestial, Bijian Wang tenía una mirada indefensa en su rostro cuando se enfrentó al cielo y suspiró. Después, caminó a un lado de la Encantadora Celestial sin hacer otro sonido. En su búsqueda de ella, incluso después de tanto tiempo sin éxito, no se dio por vencido.

En ese momento, el espacio en la plataforma de repente comenzó a temblar mientras una gran cantidad de energía podría sentir reuniendose lentamente dentro.

"Ha llegado el momento, la tierra santa está a punto de abrirse". Un anciano de Mercenary City habló.

La mirada de todo el mundo era aspirada hacia el espacio donde la energía interior era cada vez más rica en densidad e intensidad. Al fin, el espacio de repente parecía como si estuviera empezando a distorsionarse.

Unos momentos después, la gran cantidad de energía ya reunida había alcanzado un límite, haciendo que el espacio se desgarra para revelar una puerta de tres pies de ancho hecha de un espacio caótico que no se podía ver a través.

"La puerta de la tierra santa se ha abierto, todo el mundo puede entrar." Un anciano de Mercenary City habló con un tono respetuoso antes de caminar lentamente hacia la puerta y luego desaparecer en el caos.

De repente, los otros ancianos de Mercenary City se inclinaron hacia la puerta de la tierra santa antes de desaparecer en su interior.

Cuando todos los ancianos de la Mercenary City habían entrado por la puerta, los Reyes Santos de fuera de la ciudad se inclinaron respetuosamente ante la puerta antes de caminar a través de ella también.

Jian Chen fue el último en entrar, aunque no tenía idea de por qué todos se habían inclinado ante la puerta antes de entrar, pero él también lo hizo* antes de entrar en la caótica puerta de la tierra santa.

(*A donde sea que fueres, haz lo que vieres)

Justo cuando Jian Chen había reaparecido, se había encontrado de pie sobre un brillante rayo de luz. El ambiente en esta zona era muy diferente de antes, ya que parecía que estaba bastante húmedo.

Echando un vistazo a su alrededor, Jian Chen se sobresaltó al descubrir que no había cielo en esta área. El área entera, a cien metros de altitud, era una sola losa de piedra que se extendía hasta donde podía ver como si fuera sacada del estómago de una montaña. Y justo en medio del techo, se veía un solo cristal con una tenue luz que parecía fluctuar con energía.

El Octavo Dignatario se acercó al lado de Jian Chen, lo que llevó a Jian Chen a preguntarse, "Octavo Dignatario, ¿es esta la tierra sagrada?"

El Octavo Dignatario asintió con la cabeza, "Correcto, esta es la tierra santa. Estoy seguro de que puedes ver que estamos dentro del estómago de una montaña; La tierra santa está aquí. El fundador de Mercenary City, Mo Tianyun mismo había creado un espacio único dentro de la ciudad como una forma de llegar a la tierra santa. Eso llegaría a ser conocido como la puerta a la tierra santa, y aparte de ese método, no hay camino alternativo para llegar aquí”.

Jian Chen echó un vistazo a la tierra sagrada, no tenía idea de que Mo Tianyun de alguna manera estaba conectado a la tierra santa.

En ese momento, el Octavo Dignatario miró el cristal flotante suspendido sobre sus cabezas y lentamente alzó la mano como si estuviera atraído por una repentina atracción. Poco a poco, el cristal comenzó a flotar lentamente hacia la mano del anciano antes de finalmente hacer contacto con ella.

Observando el tema, Jian Chen pudo ver que era un cristal de forma cónica alrededor del tamaño de un pulgar y aún brillaba con una luz brillante de su cuerpo transparente. La energía que fluía de ella era notablemente pura, como si todo el cristal fuera completamente puro sin una sola mancha.

"Octavo Dignatario, ¿qué es este objeto?" Jian Chen no pudo evitar preguntar curiosamente.
Traduccion de novelas ligeras, web al español.

Related Posts