NochNovels

Esta pagina se mantiene gracias a las ganancias de la publicidad. Desactiva Adblock, gracias.

lunes, 12 de febrero de 2018

HN1F 089 – Sobrevivientes de Viento Nevado

"¿Qué tan fuerte olor a sangre e intenciones asesinas, es mi imaginación?". 

Lin Feng volvió la cabeza mirando hacia atrás, pero no podía sentir la presencia de ninguna persona o criatura. Solo podía negar con la cabeza y darse por vencido. Pero una sombra persistente quedó en su corazón como si haya algún peligro a su alrededor. 

Retirando sus pensamientos, Lin Feng miró hacia Yue Hongyan y compañía. Vio a Yue Hongyan sacar un objeto mágico que parecía una pequeña espada de madera. 

La pequeña espada de madera fue activada por Yue Hongyan. Voló en el aire y giró alrededor de un par de círculos y finalmente se detuvo. La punta de la espada apuntaba en una dirección. Yue Hongyan guardó la espada de madera y las tres personas avanzaron en la dirección en que apuntaba la espada de madera. 

En el camino, Lin Feng había visto esta situación más de una vez. Él ya sabía en su corazón que Yue Hongyan y los Cultivadores de la Sociedad Viento Feroz usaron este objeto mágico para identificar la dirección dentro del Gran Pantano de las Regiones Antiguas. 

Lin Feng avanzó detrás de ellos. Ingresó profundamente en el interior del pantano y, después de rodear zonas de peligro tras de zonas de peligro, ingresó en un desierto. 

Al pisar la arena amarilla, inmediatamente había tierra firme bajo sus pies. Lin Feng pensó: "No sabía que en realidad existe este tipo de desierto seco en el Gran Pantano de las Regiones Antiguas donde había pantanos por todas partes. Es prácticamente como un oasis en el desierto". 

"Desierto, desierto, ¿podría estar relacionado con la Arena Estelar?". 

Lin Feng alzó los ojos mirando hacia el otro lado. El área del desierto era extremadamente extensa y abarcaba docenas de kilómetros a la redonda. Una montaña solitaria estaba en el centro del desierto, parece extremadamente fuera de lugar en el Gran Pantano de las Regiones Antiguas. 

Lin Feng silenciosamente se coló en la montaña estéril. Con Yue Hongyan y compañía liderando el camino, él rápidamente llegó frente a una cueva a mitad de la montaña. 

La posición de la cueva estaba extremadamente oculta. Si él no estaba siguiendo a Yue Hongyan y su compañía, sería muy difícil para Lin Feng descubrir este lugar. 

Yue Hongyan y la compañía llegaron frente a la cueva. Una voz que provenía de una roca al costado de repente se dirigió hacia allí, "¿Hongyan está de vuelta?". 

Una cabeza apareció desde dentro de la roca, sonriendo y saludando a Yue Hongyan y los otros dos. Era un centinela secreto que los miembros de la Sociedad Viento Feroz colocaron allí. 

Yue Hongyan respondió bruscamente: "Esté más atento, no revele casualmente su posición durante su turno". 

La persona en la roca sonrió diciendo: "Solo hablé después de ver que eras tú, chicos. Si fueran los perros Zhou, los habría cortado directamente con mi espada". 

Yue Hongyan y los otros dos entraron a la cueva, pero Lin Feng no tenía prisa por moverse. En cambio, se escondió a un lado y esperó en silencio. 

Frente a él, la figura de un hombre de mediana edad se escondió detrás de un muro de piedra. Evitó la línea de visión del centinela secreto de la Sociedad Viento Feroz sobre la cueva y observó en silencio. Fue precisamente el oficial de campo del Ejército Divino Marcial. 

Después de observar atentamente por un momento, sacó un brazalete de plata de su bolsa de almacenamiento y se lo puso alrededor de la muñeca. Luego, cantó un conjuro de hechizo. 

Lin Feng miró hacia su muñeca. Vio que de repente había surgido un círculo de texto negro sobre la pulsera de plata originalmente, que fluía sin parar, sobre el brazalete. 

Un humo negro surgió del texto negro, envolviendo a la figura del oficial de campo del Ejército Divino Marcial. 

Al momento siguiente, el color del humo negro se desvaneció gradualmente hasta que se volvió transparente. Y lo que se escondía junto con él también era la figura de ese oficial de campo del Ejército Divina Marcial. 

Lin Feng fue testigo de todo el proceso de él ocultando su presencia para que no se viera afectado por la ilusión. Su conciencia estaba obsesionada con las fluctuaciones de maná del oficial de campo, por lo que aún podía capturar con precisión su posición. 

Luego vio al oficial de campo del Ejército Divino Marcial pavoneándose hacia la cueva, abiertamente pasando por debajo de los párpados del centinela secreto de la Sociedad Viento Feroz y entrando en la cueva. 

Lin Feng sonrió, la habilidad de este objeto mágico para esconder la presencia de uno era mucho más alta que la Técnica Sombra Oculta de Lin Feng. 

Pero fue mucho más fácil para Lin Feng pasar por aquí. 

Sacudiendo ligeramente la Bandera Nube Negra, el efecto del viaje espacial se activó y Lin Feng ya había desaparecido en el acto. Al instante siguiente, apareció directamente dentro de la cueva. 

Entrando en la cueva, Lin Feng guardó la Bandera Nube Negra y caminó hacia abajo siguiendo el túnel. 

Caminando no muy lejos y evitando un par de centinelas secretos, Lin Feng cruzó el final del túnel y sus ojos se llenaron de luz. 

Toda la montaña estaba virtualmente completamente vacía. El interior de la montaña era una cueva enorme, casas entrecruzadas en el fondo de la cueva y el humo flotaba en el aire. Sorprendentemente, tenía la apariencia de un pequeño pueblo. 

El sonido de perros ladrando y niños jugando viajó desde la distancia. Lin Feng incluso olió la fragancia del arroz flotante en su nariz. 

"Esto…". Lin Feng se coló en el pueblo y no pudo evitar quedarse estupefacto. 

Un par de niños en el pueblo pasaron corriendo. Uno de ellos llevaba un gran gallo que constantemente se agitaba. Detrás de ellos, una mujer de la aldea, echando humo y furiosa, cargaba una escoba y los perseguía: "Bola de mocosos, robaron mi pollo otra vez. ¡Hoy voy a darles una lección a ustedes!". 

Lin Feng parecía un poco sorprendido en esta escena ante él. Él podía garantizar al cien por ciento que estas mujeres y niños no tenían ninguna habilidad de cultivación. Ellos no eran más que los mortales ordinarios. 

Caminando más hacia el pueblo, cuanto más veía, más Lin Feng se fruncía el ceño. 

En una casa, una mujer con una cara enfermiza descansaba débilmente en la cama. Una pequeña niña cortaba madera y agua hirviendo. Después de terminar el trabajo de la casa, ella se apresuró a llevar el tazón de medicamentos a su madre. Recogió cuidadosamente una cucharada y la sopló suavemente. 

Solo después de enfriar la medicina, la niña puso la cuchara frente a su madre. Al ver a su madre beber la medicina, una sonrisa alegre floreció en la cara de la niña. 

En otro patio, un hombre bien formado fácilmente hizo malabares con cerraduras de piedra. Su hijo, de solo un par de años, se quitó la camisa. Estaba desnudo hasta la cintura, exponiendo una fila de pequeñas costillas en la parte superior de su cuerpo. 

El chico lanzó un grito inmaduro. También levantó una cerradura de piedra, gritándole a su padre como si exhibiera un tesoro preciado. 

El hombre se rió a carcajadas. Dejó las cerraduras de piedra y levantó a su hijo, dejándolo montar sobre sus hombros y comenzando a girar en círculos. 

El niño cabalgó sobre los hombros de su padre y se rió alegremente. 

El sonido de la lectura viajó desde una gran casa muy lejos. Lin Feng se acercó y vio que, dentro del patio, un grupo de niños pequeños se sentaban en hileras de pequeños taburetes, poniéndose las manos a la espalda y recitando poesía en voz alta. 

Un hombre con la apariencia de un profesor estaba parado junto a ellos con un libro en la mano. 

El profesor leyó una línea y luego esos niños repitieron después de él. La voz profunda y suave del hombre y las voces nítidas y tiernas de los niños se alzaron y cayeron, superponiéndose. 

Una ama de casa que parecía ser la de la esposa del profesor estaba ocupada junto a la estufa. Miró fijamente la olla de arroz que estaba sobre el fuego, de vez en cuando volvía la cabeza para mirar a su marido y a los estudiantes de su marido, soltando una risa suave. 

Lin Feng guardó silencio: "Estas personas probablemente sean todas sobrevivientes de Viento Nevado, los parientes y la familia de aquellos Cultivadores de la Sociedad Viento Feroz. 

Muy lejos, ese oficial de campo del Ejército Divino Marcial estaba escondido en el costado y también miraba inexpresivamente la escena que tenía ante él. 

Su rostro era incierto y luchó en su corazón, "el General Xie tiene sed de sangre monstruosa. Si encuentra a esta gente, probablemente no le importe que estas personas sean solo mortales y los matará a todos de la misma manera. Debería...". 

De repente, una ola de fluctuaciones de maná atrajo la atención tanto de Lin Feng como del oficial de campo. 

En el terreno vacío de un patio en una gran casa en el extremo este de la aldea, docenas de adolescentes estaban sentados con las piernas cruzadas, cultivando y regulando su respiración. 

Frente a ellos estaba una chica roja fuego. Fue precisamente Yue Hongyan. 

Yue Hongyan alzó las cejas tan derechas como dos espadas finas, y dijo: "Esta vez fueron muchos los perros Zhou que llegaron. En el caso más peligroso, ustedes también tienen que ir a la batalla". 

"Si ustedes no se cultivan diligentemente y aumentan su fuerza, ¿cómo van a proteger a sus familias?". 

Los adolescentes ante ella no hablaron. Todos cultivaron diligentemente, pero todos parecían tener un fuego ardiendo en sus corazones. Estaban limitados por un odio común hacia el mismo enemigo, claramente eran solo un grupo de niños en crecimiento, pero sus voluntades unidas como una fortaleza irradiaban un aura deslumbrante. 

El oficial de campo del Ejército Divino Marcial miró esta escena frente a él con una cara oscura. Cerró los ojos, "Olvídalo...". Después, sacó un cristal de transmisión de voz de su bolsa de almacenamiento y estaba a punto de aplastarlo. 

Este cristal le permitiría hablar directamente con el General Xie. 

Justo en el momento en que estaba a punto de aplastar el cristal de transmisión de voz, una luz negra brilló ante sus ojos y por un momento el mundo giró a su alrededor. 

Cuando el oficial de campo volvió a sus sentidos, ya estaba en un espacio oscuro. 

En la oscuridad, un joven taoísta vestido con una túnica blanca y ropa taoísta salió lentamente. No era otro que Lin Feng. 

Lin Feng miró a este oficial de campo del Ejército Divino Marcial y negó con la cabeza, "A pesar de que no quiero ser un entrometido, pero ya que me he topado con ello no puedo hacer la vista gorda".


ANTERIOR        INDEX        SIGUIENTE

[Compartan y Comenten] 
Traduccion de novelas ligeras, web al español.

Related Posts