NochNovels

Esta pagina se mantiene gracias a las ganancias de la publicidad. Desactiva Adblock, gracias.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Capítulo 264 - Un solo error puede causar pesar eterno



Capítulo 264 - Un solo error puede causar pesar eterno

Hace cien años, Jiang Chen abrió la puerta del Reino de los Inmortales, y cuando lo hizo, una luz inmortal se deslizó. En otras palabras, fue Jiang Chen quien trajo a Nan Bei Chao a este reino. Y ahora, ambos eran irreconciliables enemigos a muerte.

El poderoso Cuerpo del Espíritu Inmortal no puede ser fácilmente asesinado. Jiang Chen había infligido a Nan Bei Chao graves heridas, pero al final, todavía se escapó. Jiang Chen no logró matarlo.

"No me importa si eres un Espíritu Inmortal o un mortal. Si yo, Jiang Chen puedo derrotarte una vez, seré capaz de derrotarte dos veces, y una tercera vez si es necesario. Cuando tú me ofendiste, tu camino para convertirte en un gobernante se convirtió en un camino para convertirse en un mendigo".

Los ojos de Jiang Chen eran fríos y penetrantes. El no tenía ni idea de lo fuerte que podría ser con el Cuerpo del Espíritu Inmortal, pero él no tenía miedo de ello. Además, debido a la batalla de hoy, Jiang Chen había creado una sombra permanente en el corazón de Nan Bei Chao.

La provincia Qi era sólo la primera parada de Nan Bei Chao en su camino hacia convertirse en un gobernante, pero había terminado con su derrota; Fue despiadadamente destruido por Jiang Chen. Esto había afectado seriamente la habilidad de Nan Bei Chao de continuar cultivando su habilidad Imperioso Gobernante, este incidente se convertiría en un enorme obstáculo en su camino de cultivación.

“¿Nan Bei Chao está muerto?”

“No lo creo, parece que se escapó.”

¿Cómo pudo escapar en tales condiciones? Parece que realmente es un hombre con habilidades especiales. Escuche que Nan Bei Chao nació de un Espíritu Inmortal, me pregunto si esto es cierto."

"Entonces si realmente nació de un Espíritu Inmortal, aun fue derrotado por el Discípulo Mayor Jiang Chen. No importa lo fuerte que sea, es sólo un pequeño obstáculo en el camino del Discípulo Mayor Jiang Chen".

…………

Nan Bei Chao fue herido de gravedad, y escapo. Esto hizo que todos, en la Secta Negra y el Valle de la Felicidad se alegraran enormemente. La emoción se podía encontrar en todas sus caras.

"¡Jiang Chen! Jiang Chen! Jiang Chen! ... "

No estaba claro quién empezó a gritar, pero pronto, todo el mundo comenzó a gritar su nombre. Incluso los Ancianos Núcleo Divino estaban gritando juntos. Con toda su energía y fuerza yuan, sus gritos sacudieron los nueve cielos. Era como si quisieran que su nombre fuera escuchado por cada centímetro de toda la provincia Qi.

Todos gritaban con respeto. Justo en ese momento, el peso de Jiang Chen en el corazón de estas personas se hizo más pesado y pesado; El se había convertido en un hombre a quien todos se arrojarían a sus pies.

Respeto. Así es. A partir de hoy, incluso Taoísta Negro y la Abuela Feng respetarían a Jiang Chen desde el fondo de sus corazones.

Hoy fue un día de grandes cambios, fue un día que sin duda se recordará en la historia de la provincia Qi, y el nombre de Jiang Chen será recordado por las generaciones futuras. Él se había convertido en la persona número uno en la provincia Qi.

Para todos los discípulos y ancianos aquí, los giros en los eventos de hoy les habían hecho sentir como si sus emociones estuvieran montando en una ola enorme. Si Jiang Chen no hubiera regresado en el momento adecuado, nadie podía imaginar cuántos de ellos aun estarían aquí. Lo más probable es que ninguno de ellos se alegrara y los cuerpos de los que estaban muertos en el Pabellón del Cielo Ardiente serían reemplazados por ellos.

Esta fue una gran salvación, la más grande bondad debajo de los cielos. No sólo Jiang Chen había salvado a la Secta Negra; Él también había salvado sus vidas.

Comparado con la emoción de la Secta Negra y el Valle de la Felicidad, había tres hombres que tenían caras blancas pálidas. Obviamente, eran Zhao Chongyang, Duan Jianhong y Fan Zhong Tang quienes habían sido completamente lisiados por Jiang Chen.

"Sigh... Ya hay un Nan Bei Chao, por qué los cielos dieron a luz a otro, Jiang Chen..."

Zhao Chongyang soltó un suspiro mientras su rostro apuntaba hacia el cielo. Nan Bei Chao fue un genio incomparable, pero haber nacido en la misma época que Jiang Chen fue su mayor desgracia.

Jiang Chen tranquilizó su mente. Entonces, descendió de los cielos, aterrizando delante de todos los discípulos y ancianos. Lanzó su mirada a los seriamente heridos Duan Jianhong y Zhao Chongyang.

“Me pregunto qué están sintiendo ahora.”

Dijo Jiang Chen con una sonrisa en su rostro.

"Jiang Chen, nos has sorprendido. Yo, Zhao Chongyang no te tomé en serio incluso en mis sueños más salvajes. Si te hubiera prestado más atención, el Pabellón del Cielo Ardiente no habría sido destruido hoy.”
Dijo Zhao Chongyang con una sonrisa amarga en su rostro. Si hubiera sabido que Jiang Chen se convertiría en una gran amenaza para su futuro, lo habría matado hace medio año, sin importar nada.

Duan Jianhong en el otro lado se sentía muy lamentable también. Su primer arrepentimiento era similar a Zhao Chongyang, el no prestó suficiente atención a Jiang Chen antes. Pero su segundo arrepentimiento fue que no debió haberse rendido al Pabellón del Cielo Ardiente. Si hubiera tomado la misma decisión que el Valle de la Felicidad, luchar contra Nan Bei Chao con la fuerza combinada de las tres grandes sectas, el no estaría en su estado actual.

"Todo pertenece al vencedor, y fuiste derrotado. Esta es una guerra que solo puedes pagar con tu vida; Derrota significa muerte. Zhao Chongyang, ya que eres una de las mayores potencias de la provincia Qi, te daré la oportunidad de suicidarte.

Dijo Jiang Chen con un tono indiferente.

"Jajaja…"

Zhao Chongyang soltó una carcajada llena de miseria. De repente, él dejó completamente de reír, y se oyeron sonidos de agrietamientos de su cuerpo. Después de eso, corrientes de sangre salieron de su cuerpo. El Jefe de la Secta del Pabellón del Cielo Ardiente, uno de los hombres más poderosos de la Provincia Qi, acababa de suicidarse.

La muerte de Zhao Chongyang no hizo que Jiang Chen tuviera ningún cambio en su expresión. En el siguiente segundo, el volteo hacia Duan Jianhong. Cuando Duan Jianhong sintió que Jiang Chen lo miraba, el perdió el control de su cuerpo, y su alma tembló. ¡Él no quería morir! Cuanto más inteligente fuera un hombre, más miedo a la muerte tendría. Cuando la muerte llegó a su lado... esa sensación era extremadamente aterradora.

"Jiang Chen, ¿Puedes perdonar mi vida? ¡Prometo que, a partir de ahora, la Secta Espada Celestial te prometerá su lealtad!"

El rostro de Duan Jianhong se puso extremadamente pálido mientras él pedía perdón repetidamente.

“¿Crees que me importa la Secta Espada Celestial? Duan Jianhong, eres un tipo inteligente, pero por lo general, un hombre inteligente puede ser fácilmente arruinado por su propia inteligencia. Tienes que soportar las consecuencias de tus errores. Te daré la misma oportunidad, solo suicídate."

Dijo Jiang Chen. Él era como un rey sentado en su trono, decidiendo si un hombre debe vivir o morir.

"¡No, no quiero morir!"

El cuerpo de Duan Jianhong temblaba. El sabía que la muerte estaba viniendo; Su corazón estaba lleno de infinita desesperación.

"Un solo error puede causar pesar eterno, si no quieres matarte, te daré una mano".

Jiang Chen agitó la mano, soltando unas luces brillantes que rápidamente cortaron la garganta de Duan Jianhong, enviando su cabeza gorda hacia el cielo. La sangre brotaba de su cuello, era una escena horrible, con un toque de maldad.

Este era el enfoque de Jiang Chen, él nunca mostraría misericordia a sus enemigos. Todos en la Secta Negra sabían el carácter feroz y decidido de Jiang Chen, por lo que no reaccionaron mucho a sus acciones. Pero, los del Valle de la Felicidad estaban increíblemente asustados. ¡Este joven que sólo parecía tener 17 años era demasiado brutal! El acababa de matar a dos de los hombres más poderosos de la provincia Qi sin siquiera parpadear.

Al mismo tiempo, todos los discípulos y ancianos del Valle de la Felicidad se alegraron de que unieran fuerzas con la Secta Negra. Si hubieran escogido el lado fuerte, sus destinos podrían no haber sido mejores que las otras dos grandes sectas.

"Jiang Chen, sabía que no me decepcionarías! Ni siquiera puedo creer cómo pudiste crecer con tan increíble velocidad."

Dijo Taoista Negro con una sonrisa en su rostro. Aunque había sido gravemente herido, no podía evitar emocionarse. La estructura de la provincia Qi había cambiado tremendamente ahora y él se había convertido en el mayor ganador.

Y obviamente, las ambiciones de Jiang Chen no se limitaban a esta pequeña provincia Qi, él se había convertido en el hombre más fuerte de la provincia Qi, y ya no tenía ninguna razón para quedarse aquí. Jiang Chen definitivamente iba a ir a un lugar más grande, y entonces, Taoísta Negro sería el máximo líder de la provincia Qi.

En ese momento, Tian Yi Shan y Guan Yi Yun volaron a Taoísta Negro.

"Saludos, Jefe de la Secta."

Ambos hombres se inclinaron hacia Taoísta Negro al mismo tiempo. Como discípulos de la Secta Negra, eran como todos los demás discípulos; Taoísta Negro tenía una posición insustituible en sus corazones.

"Bien, Yi Shan, estás de vuelta también. Yi Yun también has roto a través del Reino Núcleo Divino, la era más gloriosa de la Secta Negra está llegando!”.

Taoísta Negro miró a ambos discípulos con una sonrisa en su cara.

"Todo es gracias al Discípulo Junior Jiang. Si no fuera por él, ambos habríamos muerto en el Purgatorio.”

Dijo Guan Yi Yun.
Taoísta Negro asintió con la cabeza. El creía absolutamente lo que dijo Guan Yi Yun. Jiang Chen sólo había estado en el Purgatorio durante tres meses, pero había crecido tanto. Sin pensar más, él ya sabía que Jiang Chen debió haber obtenido algunos beneficios masivos en el Purgatorio.

"Joven Maestro Jiang eres un hombre talentoso, tienes mi respeto. Quiero agradecer al Joven Maestro Jiang por salvarnos, el Valle de la Felicidad".

La Abuela Feng se acercó a Jiang Chen e inclinó la cabeza. Con su estatus, inclinarse hacia un joven demostró realmente cuán grande era el estatus de Jiang Chen en este momento.

"Esta es la Abuela Feng, la Jefa del Valle de la Felicidad. Si no fuera porque ella combino sus fuerzas con las nuestras, me temo que no hubiéramos podido sobrevivir hasta que volviste.”

Dijo Taoísta Negro. Después de esta dura batalla, la relación entre la Secta Negra y el Valle de la Felicidad se había vuelto mucho mejor.

"¡Perfecto! A partir de hoy, el Valle de la Felicidad estará en una alianza con la Secta Negra. Yo prometo que la casa del Valle de la Felicidad nunca será invadida por nadie. En la provincia Qi, tendrán un hogar eterno."

Dijo Jiang Chen. Inmediatamente le aseguró a la Abuela Feng una promesa increíble.

Al oír esto, la Abuela Feng inmediatamente sintió una agradable alegría. Finalmente, ella podría tener paz en su mente. Ella había estado preocupada por esto. Aunque Jiang Chen había derrotado a Nan Bei Chao, él también podría tener el mismo objetivo que Nan Bei Chao, queriendo gobernar toda la provincia Qi por sí mismo. Si realmente lo hacía, el Valle de la Felicidad no tendría la capacidad para detenerlo en absoluto.

Pero las palabras de Jiang Chen habían expresado claramente dónde se encontraba. La Abuela Feng no tenía ninguna intención de gobernar la provincia Qi junto con la Secta Negra. Mientras la Secta Negra permitiera la independencia del Valle de la Felicidad para que pudieran vivir su propia vida, la Abuela Feng sería más que feliz.

"Compañero, Huo Yuner acaba de irse."

Dijo Big Yellow.

Jiang Chen se dio la vuelta y vio un sendero de fuego lejos de él, y pronto, desapareció de su vista. Viendo esto, una sonrisa apareció en la cara de Jiang Chen. Él sabía la razón por la que Huo Yuner lo había ayudado hoy. Huo Yuner no quería deber nada a Jiang Chen. Huo Yuner era sólo un maniático marcial, y desde algunos ángulos, a Jiang Chen le agradaba este hombre.

"Jiang Chen, ¿Qué debemos hacer con el Pabellón del Cielo Ardiente y el cuartel general de la Secta Espada Celestial?"

Preguntó Taoísta Negro.

“Jefe de la secta, todos esos asuntos dependen de usted. Tengo algo más importante que hacer.”

Después de decir eso, Jiang Chen se dio la vuelta y voló directamente hacia el pico de montaña de Guo Shan.

Al ver esto, la expresión de Taoísta Negro se volvió fría, luego siguió a Jiang Chen. Muchos de los ancianos heridos y discípulos Núcleo Celestial siguieron a Taoísta Negro.

Era hora de pagar, todos ellos querían arreglar cuentas con Fan Zhong Tang; Este traidor tenía que pagar por lo que había hecho! Debido a Fan Zhong Tang, la Secta Negra había perdido muchos ancianos y discípulos en la guerra de hoy.

En el pico de la montaña, Fan Zhong Tang seguía luchando bajo el pie de Yu Zi Han. Cuando el vio la enorme cantidad de gente apareciendo a su alrededor al mismo tiempo, su cuerpo empezó a temblar violentamente.

[No se por que esperaba que Huo Yuner se uniera a la Secta Negra xD]
Traduccion de novelas ligeras, web al español.

Related Posts