NochNovels

Esta pagina se mantiene gracias a las ganancias de la publicidad. Desactiva Adblock, gracias.

domingo, 15 de abril de 2018

DC - Capítulo 96: Desarrollando el territorio



Capítulo 96: Desarrollando el territorio

Naomi estaba horrorizada, había sido la única entre todos los seguidores de Ryou que había presenciado la situación en vivo.

Su amigo, el joven barón Ryou, les había brindado una increíble fiesta durante tres días a todos sus vasallos importantes, para luego aplastar como a hormigas a muchos de estos al final ¿Dónde estaba la lógica detrás de esto? ¿Quería agradarles u ofenderlos?

“¡No tiene sentido!” Pensó Naomi con disgusto. Sentía que estas personas habían muerto por nada. Ella no podía aceptarlo.

La última vez que vio a Ryou aplastar como a insectos a un grupo de personas, eran tan solo personajes menores del gremio Luna Roja que no tenían ningún respaldo real ¡Pero esta vez había ofendido terriblemente a todos los poderes dentro de su territorio! En cuestión de segundos asesinó despiadadamente a las personas que marcaban el paso de las vidas de miles de personas.

“¿Acaso intenta volverse el enemigo número 1 de todo el mundo?” Se preguntó ella escandalizada.

Finalmente después de meditarlo un poco, juntó toda su valentía y con pasos firmes se marchó hacia donde estaba Ryou.

“¿Por qué asesinaste a estas personas? ¡Detrás de cada uno de ellos hay cientos o miles de personas que los respaldan!” Inquirió Naomi con disgusto, mientras observaba por la ventana de la habitación de Ryou como un par de sirvientes con rostros pálidos apagaban las llamas del incendio en el patio.

Ryou estaba sentado en su silla, mientras miraba perezosamente hacia el cielo. Parecía que lo que había pasado en ese lugar no tenía nada que ver con él.

Luego giró su cabeza, y observó detenidamente a Naomi.

Sin explicar nada, soltó:

“Si no puedes seguir mi sangriento camino, deberías marcharte de inmediato”

Naomi se estremeció al escuchar esto. Las frías palabras de Ryou resonaron en su mente.

Por un momento había olvidado que sus estatus actuales ya no eran iguales, de hecho eran muy diferentes.

Ella era tan solo una vice-capitán de uno de los tantos escuadrones de la tribu Roca Ardiente. Mientras que él era un noble y poderoso barón, de un poder superior como el Ducado Kherguita, quien además podría manejar toda la tribu Roca Ardiente desde las sombras si quisiera.

¿Quién era ella para reclamar sobre cada decisión que él tomaba? ¡Sintió que había estado muy confundida hasta ahora! Después de todo ella había seguido a Ryou por decisión propia y él incluso le otorgó varias cosas valiosas, como una poderosa técnica de cultivo, y sin pedir nada a cambio.

“¿No estoy siendo demasiado desagradecida?” Pensó Naomi mordiéndose el labio inferior.

Luego se inclinó respetuosamente, y dijo:

“¡Lo siento! ¡No estaba pensando claramente!”

“Si el barón me lo pide me marcharé de inmediato, pero todavía me gustaría servir en su prospera casa”

Ryou suspiró. Entendió que quizás había sido demasiado brusco con sus palabras antes. Después de todo Naomi era una joven pura e inexperta, y su corazón era demasiado blando todavía.

“Siendo así te aceptaré bajo mis cuidados. A partir de ahora serás la nueva capitana de la guardia de la baronía” Dijo Ryou.

Naomi se mostró gratamente sorprendida y aceptó de inmediato.

“Necesito reconstruir este lugar desde cero y habrá muchísimos cambios, por lo cual deberás ayudarme con estos antes de pasar a tareas mayores”

“Planeo asentarme aquí durante un tiempo y consolidar mi poder en el Ducado Kherguita desde este lugar. Pero para hacerlo necesito gente competente y confiable a mi lado”

Declaró Ryou, y luego le entregó una serie de órdenes a Naomi para que comience en sus nuevas funciones como capitana de la guardia.

Los siguientes días transcurrieron de forma muy movida para todos en el territorio.

El rumor sobre que el nuevo barón de Monte Rocoso era un ser despiadado y tiránico se expandió sobre todos los rincones del condado. También hubo personas que llegaron al castillo del conde Chang para quejarse y pidieron por la resignación inmediata del título de Ryou. Pero por supuesto todos ellos fueron echados bruscamente, sin ni siquiera poder reunirse con el Conde de Oro para debatir el tema.

Mientras tanto, Naomi reorganizó la guardia del territorio siguiendo las indicaciones de Ryou. Esta pequeña guardia originalmente contaba con solo 50 hombres, y la mayoría de ellos eran veteranos con sus espíritus de lucha apagados.

Naomi reclutó nuevos miembros para la guardia con la promesa de un jugoso pago por adelantado de un año completo de sus servicios, y algunos otros beneficios adicionales atrayentes.

Miles de personas del territorio se postularon de inmediato. Esta era una forma sencilla para salir de la pobreza extrema en la que vivían y al mismo tiempo no tendrían que preocuparse por las comidas. ¡Una vez que pertenecieran a la guardia podrían tener tres comidas gratis al día!

Naomi escogió a los 200 candidatos más prometedores entre todos los postulantes. Y luego de mostrarles el entrenamiento diario que deberían seguir desde ahora, les entregó a cada uno de ellos una técnica de cultivo que había sido otorgada por Ryou. A partir de este momento todas estas personas deberían cultivar esta nueva técnica llamada Pequeño Vacío.

Pequeño Vacío era una versión simplificada e incompleta, que el propio Ryou había creado, de la técnica del rango Santo llamada Camino del Vacío. Aunque no era tan poderosa como la técnica original, todavía se podría considerar como una técnica del rango Cielo. Algo de este calibre en las manos de estas 200 personas comunes era un tesoro de valor incalculable.

Además se les entregó algunos recursos de cultivo para que pudieran progresar rápidamente. Estos recursos eran simples reliquias de bestia Feroz para las cuales Ryou no tenía ningún uso. Pero en las manos de estas personas, estas reliquias eran increíblemente valiosas.

Hay que destacar que las reliquias de bestia Feroz hechas con el Dantian costaban 50 monedas de Oro y las que eran hechas con los huesos unos 25 de oro. Por lo cual para estas personas pobres estos objetos eran algo inalcanzable. Incluso si ahorraran por años para comprar una reliquia, no lo lograrían. Además también les dio una extraña poción a cada uno de ellos.

Los ojos de estos 200 reclutas brillaban cuando pensaban en el prometedor futuro que les esperaba al seguir a este nuevo barón, y lo único que habían tenido que hacer para obtener todas estas cosas buenas fue sellar un contrato espiritual prometiendo jamás revelar a nadie de afuera sobre la técnica de cultivo que les había sido entregada, ni tampoco sobre la pequeña poción que el barón les hizo beber.

La mayoría de estas personas anteriormente eran tan solo cultivadores vagabundos del rango Guerrero, que a duras penas podrían romper en el rango Gran Guerrero en un futuro lejano. Pero gracias a la poderosa técnica de cultivo y a los nuevos recursos que les habían sido entregados, sería una cosa sencilla para ellos romper en este rango, e incluso superar varios niveles de forma rápida. Los más talentosos incluso podrían llegar al rango Gran Guerrero en cuestión de unos pocos meses. Por supuesto que esto era solo el pensamiento unilateral de estas personas, Ryou por otro lado tenía planes mucho más ambiciosos para todos ellos.

El territorio anteriormente estaba supervisado por un administrador que respondía directamente a Chang Jie pero, después de investigar un poco, Ryou descubrió que este personaje era algo deshonesto y había estado robando lo poco que la baronía generaba en ingresos anuales. Por lo cual lo echó bruscamente del castillo con una patada y en su lugar colocó a Long Yinye, quien ahora sería conocido como Administrador General del territorio.

Mientras Ryou se ocuparía de gobernar, el viejo Yinye se ocuparía de lo financiero. En realidad a él no le importaba en lo más mínimo quien ocupara el puesto de administrador, con todos los recursos valiosos que tenía en su poder actualmente, podría ser considerado como la persona más rica en todo el condado sin lugar a dudas. Esto era porque había obtenido la herencia del pirata Sao Feng y también el cofre oculto con recursos en las cuevas, entre otras cosas que tenía desde antes. Por lo cual los pocos ingresos que la baronía pudiera generar al inicio no eran de su interés.

También estaba el problema de la infraestructura del lugar, la mayoría de las edificaciones estaban en mal estado, incluyendo el propio castillo. Por esta razón Ryou contrató varios constructores profesionales y cientos de trabajadores normales, para remodelar todo el territorio.

Empezaría por su castillo, luego por las calles y finalmente con la construcción de un nuevo espacio residencial, donde puedan vivir los habitantes de alto poder adquisitivo que llegarán en un futuro. Además las edificaciones importantes, como su castillo, serían cubiertas por una capa de energía para aumentar al máximo su resistencia y durabilidad.

Esta baronía era un lugar lleno de pobreza y desocupación, por esta razón cuando Ryou anunció que reclutaba a unos 500 obreros para realizar las nuevas tareas, un aluvión de personas llegaron hasta el ayuntamiento con la esperanza de conseguir un empleo.

Ryou estaba gratamente sorprendido al notar que las reformas que tenía en mente le saldrían mucho menos de lo que pensó. La mano de obra en este lugar era tan barata como en el pobre Gran Desierto Oscuro, o incluso quizás más. Contratar personal de baja categoría era algo sumamente sencillo aquí.

Esto solo mostraba la enorme diferencia que había entre este lugar y otros más prósperos, como la Fortaleza Kherguita. A pesar de que ambos estaban dentro del mismo gran poder, el Ducado Kherguita, la diferencia era la misma que había entre el cielo y la tierra.

En la Fortaleza Kherguita, el simple hecho de ingresar, dejar su montura en el establo y hospedarse durante unos días, le había costado casi lo mismo en oro que contratar a estas 500 personas durante una semana entera de trabajo.

Ryou también comenzó a reclutar a algunos talentos puntuales para el desarrollo de su territorio, la mayoría de estos fueron tentados desde otros lugares lejanos debido a los altos sueldos que él ofrecía.

La razón por la cual la información sobre el reclutamiento masivo voló de forma tan rápida a través de los distintos lugares lejanos fue gracias a Long Yinye.

Las primeras misiones que el nuevo gremio Luna Roja les dio a sus nuevos integrantes estaban relacionadas con esta tarea de distribuir información oficial sobre la situación actual en la baronía. Además el gremio Luna Roja ahora era considerado como el único gremio de mercenarios oficial en todo su territorio. Por lo cual cuando las personas del territorio querían solicitar una misión en particular, tendrían que hacerlo desde este único lugar.

Por supuesto que al oficializar un gremio de este tipo bajo su poder, Ryou tuvo que dictar una serie de reglas sobre los distintos tipos de misiones que podrían aceptar. Todas las misiones con bajo nivel de moralidad y ética serían rechazadas de inmediato.

Ryou también dictaminó una serie de leyes que serían conocidas desde ahora como Estatuto Superior de Justicia, las cuales grabó en enormes pilares de roca en la entrada de la zona poblada de su territorio. Desde ahora estas leyes serían el código de conducta civil de las personas, y quienes las incumplieran serían castigados.

La razón de esto era muy sencilla, anteriormente en este lugar las reglas las ponía siempre el más fuerte. Esto quería decir que si un noble del montón atropellaba con su carro a una anciana común, simplemente no pasaría nada y no habría ningún castigo para el noble. Mientras que si una anciana tropezaba involuntariamente con un noble, sería ejecutada en el acto si el noble así lo quería, y nadie reclamaría nada. Simplemente no había justicia en este lugar.

Ryou sabía que para lograr todo lo que tenía en mente necesitaba personal capacitado, y había posiciones claves en muchas áreas que no podría cubrir de forma inmediata, ya que no había personas lo suficientemente capacitadas para hacerlo dentro de su territorio. Por lo cual delegó muchas de estas funciones en la gente que él confiaba, como Long Yinye y Suki Naomi, hasta que los puestos vacantes fueran cubiertos en un futuro por verdaderos profesionales de otros lados.

De todas formas ordenó comenzar a construir los nuevos edificios que en un futuro servirían como sus primeros ministerios de Educación, Agricultura, Industria, Construcción y Minería. Mientras que el castillo se ocuparía de las finanzas y los otros asuntos, al menos por ahora. También tenía planeado crear un Palacio de Justicia que se ocupara de regular la culpabilidad de los presuntos delincuentes y sus sentencias.

Muchas personas estaban sorprendidas y confundidas con todos estos cambios recientes, pero Ryou sabía que esta era la forma correcta en la que algunos gobiernos mucho más avanzados que los del Ducado Kherguita solían organizarse inicialmente.

También proclamó la apertura de nuevos gremios que actualmente no existían dentro de su territorio. Estos eran el gremio de alquimistas, gremio de runas espirituales, gremio de herreros, gremio de médicos y gremio de mercenarios. Este último sería ocupado por el gremio Luna Roja de Long Yinye.

Ryou entendía perfectamente que esto era solo un acto simbólico y que no sería rápido conseguir el personal suficiente para todos estos nuevos gremios, pero el simple hecho de anunciarlo públicamente y poner jugosas recompensas para quienes formen parte de estos, atraería la atención de innumerables especialistas a lo largo de todo el Ducado Kherguita. Después de algún tiempo, esperaba que muchas personas de otros dominios se acercarían voluntariamente para unírseles.

Además para asegurar un sólido comienzo, Ryou envió algunas cartas, mediante aves mensajeras, hacia la tribu Roca Ardiente. Con la propuesta de que le enviaran algunos expertos en alquimia y runas espirituales.

La Gran Tribu Roca Ardiente disponía de importantes departamentos en el área de alquimia y runas espirituales, y Ryou había colaborado mucho con estos dos en el pasado. Por lo cual era casi imposible que se negaran a ayudarlo actualmente.

Con el tema de la herrería, le envió un mensaje directamente a Suki Tora solicitando su colaboración inmediata en este lugar. Después de todo el fornido Tora era un famoso herrero en el desierto, y además su única hija también estaba sirviendo aquí, por lo cual estaba seguro que aceptaría la oferta.

Respecto al asunto del Gremio de Medicina, no era algo que existiera en el Gran Desierto Oscuro. De hecho algunos alquimistas solían ser considerados como médicos en ese lugar tan poco evolucionado. Y aunque las dos disciplinas tenían ciertas similitudes con respecto a lo relacionado a las hierbas medicinales, en realidad eran dos caminos muy distintos. Por lo cual Ryou tendría que confiar en encontrar a médicos capacitados dentro del Ducado Kherguita que se presentaran por decisión propia para pedir el trabajo. Pero dentro de todas las especializaciones, los médicos eran una de las más respetadas. Así que ¿Por qué un verdadero medico vendría hasta este desolado lugar? Ryou entendía que esto no sería algo sencillo de lograr, por lo cual decidió incrementar aún más el sueldo ofrecido para esta posición.

Ryou deseaba tener muchos más diversos gremios dentro de su territorio en un futuro, pero por ahora empezaría a formar los que realmente eran necesarios a corto plazo.

En el Imperio Zhou las profesiones más respetadas eran las de Alquimista, Medico, Herrero, Manipulador de Matrices, Maestro en Runas Espirituales, Hacedor de Reliquias y Domador de Bestias. Estas eran sin duda las 7 profesiones más famosas de la actualidad. Pero no eran las únicas, había muchas más como Tasador, Pintor, Cazador, Estratega Militar y muchas otras más, que eran menos conocidas.

Ryou, con sus vastos conocimientos, podría ser considerado como un maestro sin igual en casi cualquier área. Pero para desarrollar un gremio no alcanzaba con solo eso, se necesitaba un grupo de personas capacitadas que pudieran cumplir con las tareas encomendadas.

¡Si él tuviera que hacer todo por sí mismo no tendría tiempo ni para respirar!

Los diez días de plazo pasaron rapidísimo y los diversos poderes, con sus jóvenes más talentosos, estaban comenzando a llegar. Pero sus líderes no habían venido solos como la última vez. En esta ocasión cada una de estas pequeñas tribus y aldeas habían llegado hasta aquí escoltados por sus respectivos ejércitos.

“Mi señor ¡Tenemos grandes problemas!” Chilló uno de los nuevos asistentes que había contratado Ryou. Y luego continúo hablando con temor:

“Los líderes de los pequeños poderes han desafiado su autoridad y trajeron a sus propios ejércitos hasta aquí”

Ryou agitó su mano despreocupadamente, indicándole al asistente que se calmara.

“No te preocupes, trataré con ellos en persona” Afirmó con una sonrisa siniestra.



[Comenta y Comparte] Pagina de Facebook y Patreon Oficial del Autor
Traduccion de novelas ligeras, web al español.

Related Posts